Álvaro de Arriba, mínima para el Europeo en Antequera

Álvaro de Arriba, en uno de sus últimos entrenamientos.

El atleta salmantino se va hasta Antequera para asegurar la mínima y se saca de las piernas la segunda marca de la temporada y su tercera victoria en tres 800 este invierno. Ya puede centrarse en el Campeonato de España y el Europeo.

Álvaro de Arriba tiene ya medio billete para el Campeonato de Europa de Belgrado en pista cubierta, su cita prioritaria de la temporada bajo techo, para la que ha logrado la mínima este domingo en el Campeonato de Andalucía. Su presencia por sorpresa en el certamen andaluz es fruto de su interés por zanjar el trámite de la mínima para centrarse ya en la preparación del nacional de Salamanca, el otro medio billete para estar en la selección del Europeo. El 1.47:57 que ha conseguido en Antequera es mínima y segunda marca nacional del año.

 

El mundo es de los audaces, y el atleta salmantino lo es sin ninguna duda. Es de los pocos que puede marcarse objetivos en el calendario sin miedo a no alcanzarlos, y además tiene los recursos necesarios para que nada desvíe sus planes. De Arriba y su entrenador tenían claro que la mínima había que hacerla ya para poder preparar el Europeo con tranquilidad. Después de quedarse a siete centésimas de la marca hace sólo tres días en Madrid no se iba a quedar quieto esperando una buena tarde. Juan Carlos tiró de calendario y vio una oportunidad: el campeonato andaluz. Los 600 kilómetros de ida (y otros 600 de vuelta) entre Salamanca y la pista de Antequera (Málaga) no iban a ser obstáculo y tras entrenar el viernes en la pista cubierta Carlos Gil Pérez, el sábado aceptó el órdago de su entrenador, hizo la maleta y se subió al coche para presentarse en el campeonato andaluz. Seis horas después, estaba en el hotel descansando con un 800 de buen nivel esperándole: antes, ya se habían logrado permisos y alianzas para asegurar el tiro.

 

Sobre la pista, De Arriba hizo lo que tenía que hacer: sacarse a reluciar su clase. "Estoy para hacer el 1.46 del año pasado", decía en la víspera a este medio. Una idea de la confianza que destila este atleta, y eso que en la mala tarde del jueves pasado en Madrid dice que le faltó precisamente eso: lógico en su segundo 800 del año, cosas de la pista cubierta. Este domingo en Antequera ha volado para que no le faltaran siete centésimas... y ha parado el crono en un segundo menos que hace tres días: 1.47:57, también casi un segundo del 1.48:50 de la mínima. Es la tercera victoria en tres 800 y segunda marca de la temporada, a la altura de Kevin López, al que vuelve a 'marcar de cerca'.

 

Trámite resuelto y una tarea más cumplida en su camino a Belgrado, donde el séptimo en el europeo del año pasado permite augurar muchas cosas buenas. Antes, alguna cita y campeonato de España en Salamanca, el otro medio billete: el título o una buena actuación le darían el pase definitivo a la selección.