Álvaro de Arriba: media hora de incertidumbre y a un paso de volver a hacer historia

Álvaro de Arriba, con su entrenador, Juan Carlos Fuentes, y Basas, fisio de la federación.

El mediofondista devuelve al atletismo salmantino a las semifinales de un Mundial: la última vez, Cora Olivero en Helsinki 2005. Parte en la tercera ronda, a un paso de la final, con el sueño de luchar por lo que pueda venir: la marca y quien sabe si algo más.

OBJETIVO CUMPLIDO

 

Su entrenador, Juan Carlos Fuentes, aseguraba este sábado desde Londres que el objetivo "era pasar a semifinales, y está cumplido". "A partir de ahora, a luchar por lo que pueda venir", aseguraba el hombre de confianza de Álvaro de Arriba, que está desde el jueves en el Mundial (se ha llevado a toda la familia) para apoyar a su pupilo.

A un solo paso de una final mundialista. Ahí es donde está Álvaro de Arriba. Nada más y nada menos. Hubo que esperar más de media hora de suspense para confirmar la clasificación, desde que corrió pasadas las dos de la tarde y hasta que su clasificación fue oficial más allá de las dos y media, pero el mediofondista de La Fuente de San Esteban ha escrito otro pasaje brillante en su hoja de servicios que, a la espera de lo que ocurra en el futuro, está bien nutrida a sus sólo 23 años. El próximo hito lo puede marcar este mismo domingo si es capaz de conseguir, de nuevo, saltar todas las barreras y meterse en el selecto club de la élite mundial del 800.

 

Vaya por delante que De Arriba tiene ya el objetivo cumplido de pasar a la segunda ronda, algo realmente difícil. Muy pocos ochocentistas españoles lo han conseguido desde que en 1976 se disputó la primera edición del campeonato mundial. Colomán Trabado, Tomás de Teresa, Luis Javier González, Roberto Parra, Eugenio Barrios, Antonio Reina, Olmedo, Luis Alberto Marco, Kevin López y, ahora, Álvaro de Arriba son los únicos atletas nacionales que lo han conseguido en más de 40 años y 18 ediciones. Así que un nuevo hito conseguido, también en el ámbito salmantino, porque hacía doce años que no había representación del atletismo local en semifinales de una prueba con rondas eliminatorias: fue Cora Olivero en 2005 en el 400 vallas.

 

Hito similar al marcado el año pasado, cuando fue finalista en el Europeo al aire libre; o el pasado marzo cuando logró el bronce en el campeonato continental en pista cubierta igualando la medalla de José Luis Sánchez Paraíso, bronce en el relevo 1,2,3,4 vueltas en los Juegos Europeos de Madrid en 1968, podio que rozaron Rosa Colorado (cuarta de Atenas 85) y Antonio Sánchez, cuarto en el 400 de Budapest; o el año pasado cuando se convirtió en el campeón de España absoluto que llevaba esperando el atletismo salmantino desde hacía casi 20 años.

 

Acostumbrado a superar todo tipo de barreras, la que se presenta esta noche, a partir de las 22.33 hora española, está entre las más complicadas. De Arriba parte en la tercera semifinal y sólo se clasifican para la última ronda los dos primeros de cada serie y dos tiempos por repesca. La final Mundial en el 800 es una de las carreras más caras del orbe atlético. En su serie comparte posiciones de salida con dos de los favoritos, el estadounidense Brazier y el keniata Bett, y con numerosos 'outsiders' como el francés Bosse, Aman o... el propio De Arriba. Kevin López lo tiene incluso más difícil: en su semi salen cuatro de los favoritos 'intocables'.

 

Tras bloquearse en la recta final de su serie, la repesca le da a Álvaro de Arriba una nueva oportunidad para lucir ese final marca de la casa con el que ya ha mostrado credenciales en otras grandes citas. Es el que le sirvió para ser medalla europea o el que le dejó a cinco centésimas de pasar ronda en su estreno en unos Juegos Olímpicos. El 'rush' final que le ha dado la marca que tiene este año. La carrera debe ser rápida porque lo son los contendientes, y si el salmantino llega 'vivo' a la última recta y no le fallan las piernas se puede esperar cualquier cosa: desde una marca importante a lo que sería un logro de leyenda, colarse en la final.

 

En cuarenta años de mundiales, sólo una atleta salmantina ha logrado puesto de final. De hecho, de los últimos grandes resultados hace bastante tiempo. El último representante del atletismo local fue Rafa Iglesias, vigésimo quinto en el maratón de Daegu en 2011. Para la última presencia en semifinales de una prueba con eliminatorias hay que remontarse a Helsinki 2005, donde la hispanoargentina Cora Olivero, atléticamente salmantina, pasó a semifinales como hizo también dos años antes en París. El honor del mejor resultado lo tiene Tere Recio, octava en la final directa de 10.000 metros en Sevilla, única finalista. Antes, Frutos Feo llegó a semis con el 4x100 español en Goteborg 95 y Atenas 97; Antonio Sánchez pasó una ronda a cuartos de final en Roma 1987 e hizo varias semis con el 4x400; y Míriam Alonso también hizo semifinales en el 400 vallas de Atenas 1997. Rosa Colorado llegó a ganar la final B en Sittard en 1980 tras llegar a semifinales en 400 vallas en el segundo Mundial, aunque después este resultado fue anulado.

Noticias relacionadas