Álvaro de Arriba: "Me he demostrado que puedo hacer tres carreras al máximo nivel"

Álvaro de Arriba regresa satisfecho y convencido de sus posibilidades en el panorama internacional con una medalla que le pone en el punto de mira del atletismo.

El atleta salmantino Álvaro de Arriba está ya en España y camino de Salamanca, a donde llega a primera hora de la tarde de este martes. Todavía sorprendido por el huracán que ha provocado su medalla, pone fin a la temporada de pista cubierta y empieza a pensar en el Mundial de Londres del próximo verano. "Es la mejor forma de terminar la temporada de invierno, con esta medalla, antes que ir a un mitin y no encontrarse bien", ha comentado el atleta que descansará unos días para luego empezar a preparar la temporada estival.

 

De Arriba sorprendió a media Europa con el bronce del 800 y, sobre todo, con su comportamiento en las tres carreras del campeonato. Es consiente de que "esta medalla me posiciona entre los mejores del 800 a nivel europeo" porque en la final "los tres extranjeros ya tenían medalla europea y mundial en el caso de Adam, y Kevin López también había sido medallista europeo. Sólo estábamos sin medalla Daniel Andújar y yo", ha dicho. Eso sí, considera que es en el Mundial al aire libre donde debe dar su nivel internacional "la presencia de los africanos y los americanos lo cambia todo, y las carreras son diferentes, aunque en Belgrado estaban el primero y el segundo del último mundial indoor".

 

alvaro arriba atletismo medalla bronce

Álvaro, feliz con su más que merecido bronce europeo (Foto: De la Peña)

 

De Arriba confiesa que, dos días después, todavía no ha asimilado la importancia de su medalla de bronce, como tampoco lo ha hecho con su presencia en los Juegos Olímpicos. "Hay gente que se dedica al atletismo toda la vida y no lo consigue, supongo que cuando pasen los años lo valoraré mucho más", dice.

 

Sobre la principal conclusión que ha sacado de su actuación en el Europeo, se centra en haber demostrado que puede afrontar este tipo de grandes campeonatos, que exigen varios esfuerzos. "Me he demostrado que puedo hacer tres carreras al máximo nivel" y que "he podido estar tranquilo para competir". Ha reconocido que le han ayudado mucho sus compañeros del 800 para estar en calma los tres días de competición, "hemos jugado mucho a las cartas", y que ha estado muy concentrado hasta el punto de haber dejado casi olvidadas las redes sociales.

 

En cuanto a la carrera en sí, ha destacado que fue una prueba muy enconada especialmente con el holandés Kupers. "La carrera ha sido lenta al principio, a esos ritmos podemos ir todos cómodos, realmente se ha corrido los últimos 300 metros", ha comentado. "Sé que tenía la plata en mis piernas, podía haber alcanzado al danés, a Adam no, pero al segundo sí. Pero en la curva ha habido de todo y en un momento me he tenido que ir a la calle tres, porque casi me caigo, pero he logrado mantenerme. Me ha sorprendido que no viniera nadie", ha dicho.

 

El atleta salmantino ha confirmado que la delegación holandesa amenazó con poner una reclamación tras la final del 800, pero que finalmente se lo pensaron al ver lo ocurrido; la delegación española estuvo tranquila en todo momento, más tras ver los vídeos.

Noticias relacionadas