Álvaro de Arriba (II): "En Salamanca tenemos una cantera prodigio, pero no será por lo que se invierte"
Cyl dots mini

Álvaro de Arriba (II): "En Salamanca tenemos una cantera prodigio, pero no será por lo que se invierte"

Álvaro de Arriba

Según un dicho español, 'correr es de cobardes'. El atletismo actual nos muestra totalmente lo contrario. Correr es de valientes, de luchadores, de los que apuestan por algo y lo dan todo hasta conseguirlo. De los que recibiendo poco, dan mucho.

A pesar de que la mayoría de los atletas salmantinos con un gran presente y un prometedor futuro, luchan por su sueño fuera de la ciudad, Álvaro no lo hizo. Tuve oportunidades de irme fuera, pero se suelen presentar cuando eres más mayor y cuando empiezas a ser internacional. Sin embargo, en el momento en el que empecé a evolucionar, llegó un punto en el que me compensaba más quedarme aquí. Existe una barrera de que si no eres profesional, que es lo que está pasando a la gran mayoría de atletas en España, lo mejor es que te vayas fuera a estudiar y hacer atletismo porque te lo pagan todo, pero cuando consigues sobrepasar esa barrera y eres profesional, sí te compensa quedarte. Todo depende de que consigas sobrepasar ese límite de ser o no profesional.

 

Y esa barrera que hay que derribar es que te den la oportunidad. Es una mezcla de que te la den y de que te la ganes. Hay poco margen, porque tienes que tomar una decisión. Yo, con 24 años si no pudiera depender de mí mismo deportivamente, como mínimo estaría estudiando. No me parecería justo de cara a mi familia.

 

Pero al final para llegar al punto más alto, que es donde está Álvaro de Arriba, ha tenido que existir un esfuerzo económico. Sí, un esfuerzo económico y apostar por algo de lo que no tenías la seguridad si iba a llegar o no. Yo si no hubiera insistido en mí, en mi sueño, no hubiera llegado nunca. Incluso en mi familia existía ese miedo y me decían que estudiara por si no me salía, pero siempre me han apoyado. Toda mi vida he tenido que escuchar frases como: es que es muy complicado, profesionales solo sale uno…es que yo siempre he creído que era ese uno. Aposté y he tenido la suerte de que los resultados me han salido a una edad en la que me tenían que salir, más o menos, con 18 años. Normalmente, cuando eres categoría promesa y tienes buenos resultados, las marcas deportivas se empiezan a fijar en ti, si no es muy difícil, porque de las becas…Cuando era pequeño quería llegar a un Campeonato de España y he conseguido llegar hasta unos Juegos Olímpicos que, cuando he estado, no lo he valorado tanto, pero lo haré en el futuro. Al final es eso, perseguí un objetivo, aposté por él, me podía haber salido mal, pero me salió bien.

 

 

Al final, si alguien se va es porque o lo hace o no se puede dedicar al atletismo, todo ello con la incertidumbre del futuro. Te puedo contar con los dedos de mis manos los atletas que hay en España que realmente puedan decir, que si les sale un año malo tengan margen de maniobra. Diez, quince como mucho. Por ejemplo, en el europeo de Berlín, de 93 atletas que fuimos, profesionales, que tengan un contrato con una marca deportiva, con un club y que reciban becas…igual hay ocho o diez como mucho y, supuestamente has llevado a los mejores.

 

Y después…Ese es el tema, tú dile a una persona que en total esté cobrando alrededor de mil euros al mes que se dedique al 100% durante diez o doce años a esto...y cuando te retires, ¿qué haces? Joan Lino, oro olímpico en Atenas, me dijo una vez que no encontraba trabajo porque no tenía experiencia profesional a sus 34 años, a nivel de trabajo es como si nunca hubieras hecho nada durante todo ese tiempo. Yo a día de hoy, soy un autónomo que se dedica al atletismo, no es una actividad profesional, tengo margen de maniobra, pero como yo solo hay 10 atletas en España. En Italia o en Kenia hay facilidades para los atletas cuando se retiran, no te tienen que regalar el puesto pero, al final, has pasado la mitad de tu vida dando alegrías a tu país. Todo esto desde un punto de vista del más alto nivel.

 

El hecho de que seáis tan pocos, ¿genera competitividad? No, es como en todo, tú estás en un trabajo y luchas con tu compañero por ascender, pero por eso no tiene que haber mal rollo. El trabajo es el trabajo, yo si consigo quedar más arriba, mejor, pero no significa que haya mal ambiente. Al contrario, tenemos buen rollo. Al final es el que más corre o el que mejor está ese día, porque depende del día, igual tú estás en mejor forma, pero el día de…te pones malo, como me pasó en el mundial de pista cubierta de este año…Iba con la cuarta mejor marca mundial y con la mejor marca de los inscritos, pero corrí enfermo la final, no podía ni respirar. Te puede pasar…y son cosas que no puedes controlar.

 

¿Y el tema de las redes sociales? ¿Se puede controlar? Antes me afectaba, pero aprendes a no tenerlas tan en cuenta. Cuando dicen que esos comentarios no afectan es mentira, sí lo hacen. Por ejemplo, los comentarios de las noticias tampoco los leo. Tanto lo positivo, porque te puede meter en un estado de euforia irreal, como lo negativo. Por ejemplo, en este europeo cerré todas las redes sociales, aunque es necesario estar activo durante el año por el tema del marketing, pero yo lo tengo muy cuidado, no tengo nada de mi vida privada. Si en algún momento algo no va bien, prefiero que me caiga a mí y no a mi familia. A día de hoy todo es positivo, pero con el deporte no se está siempre arriba.

 

Muchas veces decimos: no hay ningún español en la final, pero claro, solo hemos visto esto, valoramos solo la final.

 

Es difícil mantenerse siempre en ese punto. Tienes que saber gestionarlo. El hecho de ser una vez campeón de España hace que sea ya lo mínimo que te exigen. Es lo justo también, yo soy el primero que me exijo estar arriba, pero también es duro. Al final, la realidad es que el atletismo se ve poco. Lo que pasa es que no hay educación deportiva. No hay nadie que te enseñe sobre los deportes. He estado en Londres o en Berlín y los estadios estaban llenos todos los días, era increíble. En España tenemos mejores resultados de los que nos merecemos. Muchas veces decimos, no hay ningún español en la final, pero claro, solo hemos visto esto, valoramos solo la final. No eres el penúltimo, eres el séptimo de Europa en tú trabajo. Esa final, es el resultado positivo, pero no se ven todos los obstáculos que has tenido que superar. En un campeonato, tengo que estar al 100% físicamente y fresco mentalmente, si estoy al 99% y el resto al 100%, que todo se divide por centésimas, estoy perdido. Eso sí, no cambiaría mi vida por nada.

 

Tanto el Ayuntamiento como la Diputación tienen mi número, pero no he recibido una llamada.

 

En Salamanca tenemos una cantera prodigio. Sí, pero no será por lo que se invierte aquí en ello. Yo creo que se tiene más de lo que se merece. Siempre que salgo fuera me siento muy orgulloso de ser de aquí y lo digo contento, pero con lo que lleva el hecho de toda la provincia, toda la gente que me apoya aquí y toda la cultura que conlleva Salamanca, no por las instituciones en sí. Me quejé, dije que cosas estaban mal, pero me cansé. Pertenezco al Barça y a Nike, es decir, todo de fuera, porque no me ha quedado otra. Simplemente un hola, ¿cómo estás? Tanto el Ayuntamiento como la Diputación tienen mi número, pero no he recibido una llamada. Llega un punto en el que no es cuestión de dinero, sino de que te valoran realmente lo que eres y ahora mismo Salamanca deja marchar a las jóvenes promesas. Si inviertes, vas a tener resultados. Tenemos la suerte de tener tanto una pista cubierta, como una al aire libre, pero queda mucho que avanzar.

 

 

Tienes premios que te establecen como el mejor deportista salmantino. Sí y estoy orgulloso. Además, me encanta el Pabellón Julián Sánchez el Charro con todas las imágenes de los olímpicos salmantinos, es un honor. Pero es una ciudad que podría invertir más en deporte, no solo en atletismo. Cuando construyeron la pista cubierta puse un tweet: ‘Ser olímpico no tiene precio. Bueno, en Salamanca sí’ y con una foto del ticket que me cobraron por entrenar. Lo puse, porque si a mí me lo hacen, al resto también. No me supone un esfuerzo pagarlo, porque me lo puedo permitir, pero gente que no se dedica a ello o que estudia, también tiene que hacerlo y no tiene alternativa. Yo a esa instalación puedo acceder por ser deportista de élite, ya que está construida con dinero público, pero…a pesar de que el 95% de la gente me apoyó, hubo otro 5% que no entendían porque tenía que pagar. Si llevas a un grupo de chavales, al final se te va de precio…Ya no es cuestión de ganar dinero,  es invertir en deporte para que esos chavales tengan un futuro, o por lo menos una oportunidad. No es cuestión de regalar nada a nadie, las cosas hay que ganárselas, pero si tampoco les das oportunidad cuando se la están ganando…hay un problema.

 

Entrenas aquí. Sí, yo me he quedado aquí, porque tengo todos los medios que necesito: mi entrenador, puedo ir a Sierra Nevada…El hecho de pertenecer al Barça no significa que tenga que estar. Yo represento a mi club aquí en España en la final de la Liga de División de Honor y en la Copa del Rey. En el atletismo, yo puedo entrenar donde quiera, pero si me lesiono me atienden los servicios médicos del Barça, por ejemplo.

 

En cuanto al futuro. Objetivo de vida, objetivo deportivo. Deportivamente, llegar al 100% a los 800 en los Juegos de Tokio que son dentro de dos años. Además, esta temporada está el mundial de aire libre en octubre (del año que viene), y el europeo de pista cubierta en marzo. De vida…seguir como mínimo, como hasta ahora y mejor. Soy feliz con lo que tengo en Salamanca. ¡Bueno! Objetivo: aprender idiomas, reto para este año (risas).

 

Álvaro despierta admiración y respeto. Supone un ejemplo para todos aquellos que luchan por un sueño que a veces parece imposible. Álvaro es presente del atletismo salmantino, español, europeo y mundial. Es humilde, reivindicativo, valiente y trabajador. Sonriente, amable y buena persona. Es, Álvaro de Arriba.

Noticias relacionadas