Álvaro de Arriba carga pilas en Sierra Nevada a 2.700 metros de altura

El mediofondista salmantino entrena ya en Sierra Nevada, donde estará todo el mes haciendo todo el trabajo de pretemporada de cara al Mundial Indoor y el Europeo del verano.

A Londres desde Sierra Nevada. Este es el viaje que ha iniciado esta semana Álvaro de Arriba, un trayecto que será por etapas y que no le lleva físicamente de la cumbre granadina a la capital británica, pero casi. El viaje del atleta salmantino es más importante todavía porque para estar bien en el Campeonato de Europa del verano en Londres, y en el más cercano Mundial de pista cubierta, se ha vuelto a enclaustrar en el Centro de Alto Rendimiento de Sierra Nevada, donde fraguó los éxitos del pasado invierno (bronce Europeo en pista cubierta) y del verano (semifinal mundialista), y donde espera cargar pilas para los objetivos de 2018.

 

Ya lo anunció hace unas semanas en una entrevista en TRIBUNA. "Va a ser una temporada muy similar en cuanto a preparación. Queremos volver a subir a Sierra Nevada. La temporada pasada salió muy bien el plan, y este año vamos sabiendo a lo que nos enfrentamos allí. (...) En altitud estaré tres o cuatro semanas para afrontar la pista cubierta que es muy corta, pero da muchas alegrías", aseguró. Allí se va a someter a un estricto régimen de entrenamientos y descanso sin nada que le distraiga del objetivo fundamental, cargarse de energía para todo el año.

 

 

De momento, la concentración acaba de empezar. De Arriba y su entrenador, Juan Carlos Fuentes, han llegado este día 6 de noviembre y tienen previsto estar allí hasta el día 27 de este mes, ya con la primera competición (la copa de clubes con el FC Barcelona) en ciernes. La temperatura es baja, como corresponde a la época, con mínimas de -9 por la noche. Las ventajas de este 'stage', contar con las instalaciones del CAR, la posibilidad de cargar mucho volumen de trabajo con los beneficios de la altura, tener el descanso organizado (algo vital) y el entorno de la pista, con terreno para rodar hasta 2.700 metros de altura.

 

La apuesta por la altura ha demostrado ser muy positiva. En abril, el mediofondista salmantino se enclaustró en el centro de alto rendimiento durante cuatro semanas para iniciar la preparación del verano tras haber sido ya bronce en el Europeo de pista cubierta del mes de marzo tras haber visitado Sierra Nevada por primera vez en enero. De Arriba se ha enganchado al entrenamiento en altura, él que dice que le gustaría pasarse en el futuro a las carreras de montaña, y de paso ha puesto de nuevo de moda subirse a Sierra Nevada, algo habitual de los atletas españoles hace años.

 

En el mes intensivo que le espera el objetivo es cargar de energía el 'cuerpo de invierno' con el que ha llegado. A diferencia de otros, en invierno 'sube' hasta los 68 kilos para su 1,80 metros de altura en busca de fuerza de la que hace acopio para el mes de las grandes competiciones, al que debe llegar en los 62-63 kilos, al límite de su ideal. 

 

"Va a ser una temporada muy similar en cuanto a preparación. Prepararé el Mundial de pista cubierta al 100%, siempre sabiendo que preparamos mucho mejor el aire libre, pero no vamos a renunciar a nada en pista cubierta, menos todavía sabiendo lo bien que salió el año pasado y teniendo opciones de correr mitin internacionales por haber conseguido esa medalla", aseguró a TRIBUNA sobre sus objetivos. El título del Campeonato de España de pista cubierta y al aire libre, el Mundial indoor, los mitin internacionales para los que se les ha abierto la puerta, mejorar la marca personal (ya entre las diez mejores españolas de todos los tiempos) y el Europeo de Londres son los objetivos.