Álvaro de Arriba busca su sitio entre los mejores en una semifinal de órdago

Álvaro de Arriba, en el Mundial de Londres.

El salmantino busca el pase a la carrera de las medallas. Kszczot y Bosse, dos de los grandes favoritos, en su semifinal.

El salmantino Álvaro de Arriba afronta este viernes a partir de las 19.39 horas la carrera en la que pretende reclamar su sitio en la élite europea del 800 y, sin complejos, luchar por lo máximo con los mejores. Antes tiene que hacerse con un sitio en la final para lo que le toca pasar el trance de una semifinal de altos vuelos con algunos de los rivales que son, además, candidatos a las medallas.

 

La organización ha colocado al salmantino en la segunda semifinal, en la que compartirá línea de salida con el polaco Kszczot, el francés Bosse, el también polaco Rozmys, el británico Giles... todos atletas con posibilidades. Además, también toma la salida el tercer español en liza, Daniel Andújar. Pasan los tres mejores de cada semifinal y dos tiempos; De Arriba parte en la segunda con lo que, en función de como salga la primera, también tiene la opción de jugar por la marca para la repesca.

 

La carrera se presenta complicada porque Bosse y Kszczot son dos de los principales favoritos a las medallas. El francés tiene una marca personal espectacular (1.42:43) y este año ya ha bajado al 1.44; es el vigente campeón del mundo y no ha faltado a las grandes finales de los últimos años. Del polaco no hay que decir mucho más que una cosa: es, probablemente, el mejor ochocentista del continente... y uno de los mejores del mundo. Tiene medallas en casi todas las competiciones, incluidas el último oro mundial indoor y dos europeos. Es de esos atletas que valen mucho más que su marca, que no es coja (1.43:30). No se puede olvidar tampoco al británico Gilles y al otro polaco, Rozmys.

 

Frente a ellos, De Arriba puede hacer valer las armas que le han granjeado un merecido puesto entre los mejores de la distancia. Para empezar, ese 'rush' final que asombra a quien lo ve y con el que ha sorprendido a todos sus rivales, al menos, una vez: también a Kszczot. El salmantino también está demostrando cada vez unas mayores dotes de colocación. Ha hecho suya la táctica de grandes como el polaco o el ruso Yuri Borzakovski, pero en su serie demostró que sabe buscar el mejor sitio y decidir a tiempo cuando hay que moverse.

 

El pase a la final sería ya de por sí un objetivo conseguido, aunque sea como requisito previo para alcanzar sus verdaderas aspiraciones. De Arriba llega a Berlín 270 días después de iniciar su preparación con su primera concentración en Sierra Nevada. Ha sido campeón de España indoor y al aire libre, oro de los Juegos Mediterráneos, ha mejorado marca personal... la medalla europea es el colofón que ansía. Ya tiene una de pista cubierta y pudo lograr una mundial, pero un inoportuno catarro se lo impidió el pasado invierno. Una en la final de Berlín le resarciría.