Álvaro de Arriba busca en Gallur billete para defender su título de campeón de Europa bajo techo
Cyl dots mini

Álvaro de Arriba busca en Gallur billete para defender su título de campeón de Europa bajo techo

Álvaro de Arriba, entrenando en las pistas del Helmántico.

El salmantino, casi inédito esta temporada de pista cubierta, busca clasificarse para el Europeo y defender el título que logró hace dos años en una temporada marcada por Tokio.

Álvaro de Arriba empieza este fin de semana en Madrid la defensa de su título de Campeón de Europa en pista cubierta. De hecho, la posibilidad de acudir a Torun (Polonia) a comienzos de marzo para intentar revalidar su cetro continental pasa casi exclusivamente por la pista madrileña de Gallur donde el salmantino se juega ir seleccionado al Europeo, para lo que necesita brillar.

 

El salmantino ha repetido el plan que el coronavirus obligó a posponer y, siendo este (otra vez) año olímpico, todo está supeditado a Tokio. Así que, como empezó a hacer el año pasado antes de que una lesión le obligara a parar la temporada indoor y de que la pandemia lo pusiera todo patas arriba, la temporada de pista cubierta es un objetivo de paso. Por eso se ha centrado en la preparación, minuciosa como viene siendo habitual, y ha competido poco; en concreto, sólo tiene la marca de Lievin de hace unos días.

 

Hace un año ocurrió lo mismo, aunque entonces fue por lesión. Esta vez el salmantino ha preferido centrarse en el Campeonato de España y jugarse en un fin de semana su aspiración europea. Para ir seleccionado tiene que hacer la mínima (1'48), totalmente a su alcance, aunque tiene una válida de enero de 2020. Pero como es habitual en los nacionales, no basta con eso porque sólo hay tres plazas y habrá más ateltas con marca de clasificación. En esta circunstancia, sólo un buen resultado da el billete: ganar o podio sería lo ideal

 

El billete se lo va a jugar con el vigente campeón, Pablo Sánchez-Valladares, y con Mariano García, antecesores ambos de un De Arriba que ya fue campeón en años pasados. La hora de la verdad, este sábado a las 16.00 horas en las semifinales y el domingo poco después para la final.

 

El objetivo es ocupar un sitio entre los mejores y clasificarse para defender su título continental, logrado hace dos años en Glasgow, donde confirmó lo que ya apuntó con su bronce de 2017 en Belgrado, y que fue el empujón definitivo para situarle en la élite del 800 mundial. Y aunque sea una estación de paso hacia Tokio, el Europeo bajo techo tiene por esas dos medallas un componente sentimental acusado para el salmantino.