Alrededor de 5.000 salmantinos cierran la jornada de huelga con una concentración

Frente a la Subdelegación. Los asistentes recorrieron Gran Vía y plaza de España para regresar al punto inicial por la Cuesta de la Raqueta
M.P. / E.C.

La concentración contra los recortes convocada por los sindicatos mayoritarios acabó con los asistentes sentados en el suelo de Gran Vía –frente a la Subdelegación del Gobierno– y gritando: “¡Todos al suelo, esto es un atraco!”, en referencia a las medidas anuncias por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero y que incluyen un recorte salarial a los funcionarios públicos. En cuanto a las cifras de asistentes a este acto, varía de los cerca de 3.000 que confirman los sindicatos a los 5.000 estimados desde la Policía Local, al calcular las personas por metro cuadrado desde la cámara de la plaza de España.

Esta protesta se prolongó durante casi una hora y donde los sindicatos mayoritarios, CCOO, UGT y CSI-CSIF, portaron una pancarta principal donde se podía leer: “Contra el plan de ajuste, en defensa de los servicios públicos, no a los recortes sociales”. Entre los asistentes también estaban representantes del sindicato educativo ANPE o los policiales UFP y SUP. En este último caso, uno de los portavoces recordó que su colectivo –por Ley, los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad no pueden secundar una huelga– “apoya al resto de sindicatos desde el corazón, tanto en Salamanca, Castilla y León, como en España, un apoyo espiritual”. Asimismo, la denominaron “representación simbólica”. Además, los sindicatos policiales portaban otra gran pancarta en la que transmitía un mensaje: “Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, contra el recorte salarial”.

El resto de sindicatos allí congregados se dirigieron cargados de pancartas y silbatos hacia la plaza de España a través de la Gran Vía. Una vez allí, regresaron hacia la Subdelegación del Gobierno por la cuesta de la Raqueta. Esto ocasionó que se cortase al tráfico gran parte del recorrido de esta improvisada manifestación.

Por otra parte, los ciudadanos que acudieron a la protesta también entonaron gritos en contra del actual Ejecutivo central y las medidas aprobadas a través de un decreto: “¡Zapatero es un cero!”, “¡Zapatero dimisión!” o “¡Hace falta ya una huelga general!”, entre otros.

A su regreso de la plaza de España, el grueso de la manifestación se unió a los sindicatos policiales que permanecían desde hacía algunos minutos sentados en el suelo junto a sus pancartas reivindicativas. Fue en ese momento cuando todos entonaron: “¡Todos al suelo, esto es un atraco!”, seguido por todos los allí presentes con gran efusividad.

Y para cerrar el acto, a escasos minutos de las 21.00 horas, se realizó una pitada general dirigida a la Subdelegación del Gobierno.

Por su parte, los representantes de los sindicatos mayoritarios recordaron los motivos de la convocatoria de esta protesta. El secretario provincial de UGT, Agustín Rodriguez, recordó que se ha mantenido el servicio mínimo en todo momento, “atendiendo a la ciudadanía, y ahora es cuando las instituciones le han permitido venir a mostrarse y presentar el rechazo a estas propuestas”. Rodríguez cree que se ha empezado a recortar por la parte más débil, “al que se tiene atado”.

En la misma línea, la secretaria provincial de CCOO, Mercedes Elena, quiso invitar al Gobierno a que tome nota de esta protesta “que es el primer aviso de la huelga general que probablemente se avecine si tira para adelante la reforma laboral con las propuestas que ha presentado”.

Por ultimo, desde CSI-CSIF resaltó que los trabajadores quieren decir “basta ya de abusar”.