Almendra y Santa Teresa empiezan a subir de volumen gracias a la nieve y la lluvia del último mes

Galería fotográfica del estado del embalse de Almendra a 29 de diciembre de 2017.

Los dos grandes embalses de Salamanca ganan en reservas de agua, igual que el resto de la cuenca del Duero, tras meses de mermas. A la espera de un mayor efecto de la nieve, la situación sigue siendo preocupante porque las reservas está a un tercio de su capacidad.

Muy poco a poco, pero de manera constante, los principales pantanos de Salamanca empiezan a ganar volumen de reservas tras una interminable sequía que los ha puesto al borde de una situación de alerta. Tanto Almendra como Santa Teresa, los dos más grandes de la provincia, se encuentran muy lejos de su estado habitual pero han empezado a mejorar en el último mes y, especialmente, tras las nieves de los últimos días. Con todo, la situación sigue siendo preocupante y hay que esperar que llueva mucho más para paliar la situación de extrema sequía de la que venimos. 

 

Los embalses de la cuenca del Duero han ganado volumen por cuarta semana consecutiva y aunque están sólo el 33,9% han aumentado sus reservas: hace un mes no pasaba de los 2.187 hm3 y ahora ya marca 2.548 hm3. Son casi 450 hm3 más en un mes, necesarios por la situación tan delicada a la que se había llegado.

 

En el caso de los embalses de Salamanca, Almendra sigue al 36,8% con 973,43 hm3, casi cinco hectómetros cúbicos más que hace una semana y a la espera de recibir de manera nítida el efecto de las nevadas en los ríos que lo alimentan. En Santa Teresa están al 36,7% con 181,97 hm3 almacenados, seis hectómetros cúbicos más que hace un mes y en tendencia a subir.