Alfonso Barbero se perfila como próximo presidente de la Cámara de Comercio de Salamanca

Alfonso Barbero, en el centro de la imagen

La confección de la candidatura encabezada por Barbero (actual tesorero de Aesco), que se conocerá el próximo miércoles, evidencia el premeditado 'asalto al poder' de la institución cameral por parte de un sector empresarial alentado por un periódico local y apoyado y financiado por el Ayuntamiento de la ciudad por diversas vías.

El único candidato que se postula en estos momentos para presidir la Cámara de Comercio de Salamanca durante el próximo año y medio, según ha podido conocer TRIBUNA, será el joven heredero empresario Alfonso Barbero, quien estaría acompañado en la terna ejecutiva de la entidad cameral presumiblemente por Alain Saldaña (Gerente hotelero y presidente de la Asociación de Empresarios de Hostelería), Benjamín Crespo (mayorista de pescado y presidente de Aesco), y Alberto Díaz (en representación de la empresa Grupo Ferpal S.A y sin bagaje representativo anterior que se le conozca). La lista completa se conocerá el próximo miércoles, en una sesión en la que se constituirá el nuevo plenario, con 36 representantes.

 

Según fuentes cercanas conocedoras del proceso consultadas por TRIBUNA, el impulsor de la candidatura de Barbero ha sido su íntimo amigo Emilio Checa, polémico Secretario de AESCO, quien ha hecho las veces de “facilitador”, en detrimento de su presidente, Benjamín Crespo, quien ha sido relegado a una segunda fila por su propio secretario después de haber sido condenado judicialmente por amenazar a trabajadores de Confaes y haber sido sancionada su empresa (AGRUPESCA), por diversos problemas con licencias administrativas, lo que invalida su imagen pública para situarse al frente de la entidad.

 

Según estas fuentes, Emilio Checa llevaría semanas presionando a algunos empresarios de su confianza para imponerles a Barbero como candidato de consenso, llegando a ofrecer como 'garantía' el respaldo mediático que le supondría que éste sería un portavoz bien visto por Pedro Díaz (presidente de la Gaceta de Salamanca, cuyo hijo, Alberto Díaz, a pesar de su falta de experiencia en este ámbito también podría estar en el Ejecutivo de Barbero) y por el Alcalde, Alfonso Fernández Mañueco. 

 

El joven empresario heredero del Grupo Barbero, a pesar de su juventud, tiene un largo recorrido como directivo de la Asociación de Comerciantes AESCO, recientemente escindida de Confaes, de la que ha sido su tesorero los últimos mandatos. Esta gestión está envuelta en polémica porque siendo tesorero recibió los 187.000 euros que el Corte Inglés transfirió para que se desarrollaran medidas compensatorias para el pequeño comercio tras su implantación en Salamanca. Estas medidas nunca han sido justificadas públicamente, conociéndose únicamente que ese dinero de los comerciantes sirvió, entre otras cosas, para pagar el sueldo desorbitado que cobraba su secretario y amigo , Emilio Checa. A día de hoy, sigue siendo tesorero de AESCO y esta asociación sigue sin publicar sus cuentas ni realizar auditorías a pesar de los fondos públicos que recibe.y bajo la amenaza de que prosperen las posibles reclamaciones pendientes que se han anunciado contra Aesco y sus directivos. 

 

Entre los negocios de Barbero se encuentra una estación de servicio que, a pesar de encontrarse en el término municipal de Carbajosa, resultó adjudicataria de un contrato de suministro de combustible para el parque móvil de Ayuntamiento de Salamanca, Policía Local y Bomberos, mediante un contrato de más de cien mil euros firmado en octubre de 2.015, lo que en su día levantó ampollas entre los empresarios del sector que sí mantienen sus gasolineras en el término municipal de Salamanca capital.

 

Este hijo y nieto de empresarios ya fue protagonista en el último Pleno de la Cámara de Comercio, hace más de un año, por impedir junto a Benjamín Crespo y Emilio Checa su celebración, llamando a la Policía para que identificara a los empresarios asistentes y evitar que se celebrara, llegando a intentar coaccionar al Secretario de la Cámara para que no dejara reunirse a los empresarios en su propia sede. Con su candidatura a presidir la Cámara de Comercio tras el último año gestionada por una gestora de la Junta de Casitlla y León, se revela lo que en su momento denunció el plenario saliente: la intención de asestar un golpe de mano para hacerse con el mando de la institución cameral tras la salida del anterior comité ejecutivo.

 

La fecha de su nombramiento depende de la Dirección de Comercio de la Junta de Castilla y León, pero previsiblemente será efectiva desde el mismo miércoles, 13 de diciembre, y su mandato durará hasta que se convoquen las elecciones en todas las Cámaras de Comercio del país por la Secretaría de Estado de Comercio, previsiblemente dentro de un año y medio.

 

Injerencias y 'desembarco' de empresas concesionarias con intereses

 

Esta será la primera vez en los últimos mandatos en la que una ejecutiva de la Cámara de Comercio de Salamanca comience su andadura con palpables evidencias de que el proceso electoral ha sido dirigido desde otras instancias lejanas a la Plaza de Sexmeros. 

 

A la descarnada campaña mediática seguida por un diario impreso de la provincia contra el anterior presidente, Juan Antonio Martín Mesonero, se sumó hace unos meses la intervención directa del Ayuntamiento de la ciudad con su alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, a la cabeza. Tanto interés puso éste en doblegar a la anterior ejecutiva cameral y sembrar tabla rasa tras el paso de la gestora que hasta el miércoles dirigirá los designios de la Cámara, que no dudó en cruzar los límites de la ética e independencia exigibles a su cargo, e involucró directamente no sólo a los empresarios 'rebotados' de Confaes y 'teledirigidos' por Aesco.

Dando un paso más allá, Mañueco forzó la suma de fuerzas con otras asociaciones como la de Hostelería y algunas otras menores, para después propiciar un desembarco en la candidatura oficialista auspiciada por Barbero, Crespo y Checa de las empresas concesionarias de millonarios contratos con el Ayuntamiento, haciéndolas 'pasar por caja' para fortalecer la endeble candidatura de Aesco (todas ellas 'pusieron' 1.000 euros cada una solo para figurar en el listado de posibles plenarios). Entre estas, además del Grupo Barbero como se ha reseñado, se encuentran Amtel&Tics, de Antonio Mateos (concesionaria de las cámaras de vigilancia), Provisa, con José V. Martin Galiano (servicios de vigilancia en edificios y recintos municipales), las constructoras Congesa XXI y Obras y Contratas THC (obra pública y promociones), etc, etc...