Alertan sobre el declive del Latín y el Griego en los centros rurales

En riesgo. Profesores de Secundaria avisan del peligro de desaparición de estas materias en municipios donde hay un solo instituto. Libertad. Piden que se salvaguarde el derecho de los alumnos a estudiarlas
E. Bermejo

Un grupo de profesores que imparte asignaturas humanísticas (Latín, Griego y Cultura Clásica) en diferentes institutos de Enseñanza Secundaria de la provincia se han quejado a este diario del trato que reciben esas materias en algunos centros educativos.

Los docentes han denunciado casos, como el que se vivió a principios de curso en un instituto de Santa Marta de Tormes, “donde la Dirección Provincial de Educación instó a la dirección del centro a que dejara de impartir las asignaturas de Latín y Griego de primero y segundo de Bachillerato porque sólo había dos alumnos en cada una de ellas”, señalan.

Como consecuencia, representantes de la Sección Local de la Sociedad Española de Estudios Clásicos se reunieron con el inspector jefe de la Dirección Provincial “que nos dijo que no había solución y que tenían que ir haciendo efectiva la norma, ya que estaban siendo muy permisivos, porque permitían aún que se dieran las asignaturas con tres alumnos”.

Llegados a este punto, cabe destacar que la Orden EDU/1046/2007 referida a la implantación y el desarrollo de la Educación Secundaria Obligatoria en la Comunidad de Castilla y León dice en su apartado número 4 que “Sólo podrá limitarse la elección de materias y opciones del alumnado cuando haya sido elegida por menos de ocho alumnos, salvo autorización expresa de la Dirección Provincial de Educación”.

Otros casos en la provincia
Las mismas fuentes señalan que los titulares de las cátedras de Latín y Griego del mencionado instituto santamartino “se quedaron sin alumnos de primero con el consiguiente daño para los estudiantes, que tuvieron que elegir otras opciones, con el agravante de que si esas asignaturas no se daban en primero, tampoco se impartirían en segundo, con lo que se aboca al centro a prescindir de estas materias fundamentales en la formación de carácter humanístico”.

Los profesores precisan que esta situación se ha producido también en un instituto de la capital, en el que se desvió a dos alumnas de Griego a otro centro educativo de la ciudad para recibir sus clases. “La profesora escribió en nombre de sus alumnas al Defensor del Pueblo, que hizo una gestión ante la Consejería de Educación de la Junta y ante el delegado territorial por lo que, finalmente, las chicas volvieron a su instituto”.

Opinan los expertos
La Sociedad Española de Estudios Clásicos defiende la permanencia de estas asignaturas y considera que no se menoscaba la libertad de elección de las mismas con la implantación del número mínimo de alumnos. “En los pueblos en los que hay un solo instituto, la norma legal puede conducir a la desaparición de estas enseñanzas, con la consiguiente discriminación para los alumnos que las eligen”, asegura Rosario Cortés Tovar, presidenta de la Sección Local de la Sociedad Española de Estudios Clásicos, que pide que se salvaguarde el derecho de los alumnos a estudiar Latín, Griego y Cultura Clásica.
“Hay diversas formas de hacerlo, pero la mejor es que, cuando un instituto tenga dos plazas dotadas de Latín y Griego, se permita a los profesores impartir sus materias en vez de desplazar a los alumnos y dejar a los profesores impartiendo otras asignaturas afines. Si no hubiera plazas dotadas, tomar con tiempo la decisión de desviar a los estudiantes de estas asignaturas a un IES próximo, salvaguardando así su derecho a estudiar lo que han elegido en el ejercicio de una verdadera libertad”.