Alerta: "El uso indebido de ibuprofeno puede dañar los riñones"

Tamara García, nefróloga en el Complejo Asistencial de Salamanca, asegura que abusar de algunos fármacos perjudica seriamente la buena salud de los riñones. 

Tamara García, nefróloga en el Hospital de Salamanca (Foto: T. Navarro)

Los antiinflamatorios, como el ibuprofeno, son algunos de los medicamentos más comunes utilizados para aliviar todo tipo de dolor, especialmente los articulares provocados por artrosis, pero resulta que pueden ser "muy tóxicos para el riñón y el sistema cardiovascular" en pacientes con patología renal e hipertensión arterial, o en pacientes frágiles, básicamente personas mayores, lo cuenta en el Día Mundial del Riñón la nefróloga en el hospital de Salamanca, Tamara garcía.

 

El problema es que se trata de una patología que muchas veces se encuentra oculta, que "las personas no saben que la padecen y con el aumento de edad de la población nos encontramos con una altísisma prevalencia entre la población mayor", asegura. Y este aumento entre la población mayor viene asociado a la mayor frecuencia de ciertas enfermedades como la diabetes, la hipertensión arterial u otras complicaciones como la obesidad. También a malos hábitos, "como la dieta, el tabaco, sedentarismo...", cambiando estos hábitos "nos podemos ver beneficiados a largo plazo", asegura. 

 

Hasta que no está muy avanzada no da síntomas: tobillos o piernas hinchadas, a veces se orina poco, la tensión está mal, y lo más típico son picores por el cuerpo porque la urea que se acumula en sangre se elimina por el sudor y deja como un depósito, como una escarcha en la piel que produce picores. Seguir estos consejos "es lo que más cuesta", pero los resultados son muy beneficiosos. Y a partir de los 65 años, revisiones anuales para comprobar el estado de los riñones.

 

La nefróloga ahonda que unas 180 personas tienen tratamientos renales sustitutivos (155 hemodiálisis en el Clínico y 25 diálisis peritoneal en sus domicilios). El repunte en el número de pacientes ha propiciado que se habilite un tercer turno para hemodiálisis y que el nuevo hospital vaya a incremetar los espacios reservados para este tratamiento . "No hay más alternativa", dice.. Actualmente el Clínico tiene tres turnos de mañana, tarde y noche, de lunes a sábados. Las sesiones duran unas cuatro horas y los pacientes acuden tres veces por semana.

 

Finalmente, cuando los pacientes renales se ven abocados a la diálisis "es que ya hemos llegado tarde, debemos prevenir". La doctora García también señala que el año pasado se transplantaron 68 riñones en Salamanca (13 de pacientes vivos, 7 combinados con páncreas y el resto de fallecidos) y que el número total de transplantes en la historia del Complejo Asistencial ya rebasa los 1.200.