Alejandro Marcos, frescura de un torero hecho en San Isidro

Alejandro Marcos en san Isidro

El novillero salmantino se ha medido con dos astados de la ganadería de Flor de Jara en Madrid.

FICHA TÉCNICA

Plaza de toros de Las Ventas. 24ª de la Feria de San Isidro. Novillos de Flor de Jara.

 

Juan Miguel, silencio y oreja
Alejandro Marcos, silencio y silencio tras aviso
Ángel Sánchez, ovación y silencio

El novillero de Colmenar de Oreja, Juan Miguel, no se lo pensó demasiado y se fue a esperar al primero de su lote a Puerta Gayola. Toreó al de Flor de Jara casi sin corbatura, eso sí aprovechando cada momento. Le puso la muleta en la cara para dar una serie de cuatro naturales, gustándose y con cierto empaque, sin duda con gran eco de acogida en el tendido. Lo condujo con suavidad y temple, sin duda un novillo con condiciones para abrir plaza. Pinchazo a la suerte contraria.

 

Y llegó el turno del de la Fuente de San Esteban (Salamanca), Alejandro Marcos, sin duda el novillero más esperado de esta feria. Inició faena cerrado en tablas y, con gusto y como solo el sabe dejó una buena tanda de verónicas a un novillo soso que se quedó corto a mitad de viaje. Inteligente y práctico consiguió que pasara el embroque. Resolvió con tablas el salmantino, ya a las puertas de la alternativa, pero pese a su nobleza, la escasa raza del animal impidió que la faena cogiera vuelo.

 

Devolvió el presidente al tercero, por motivos que no se presentaron en la plaza madrileña. El sustituto de Dolores Rufino, feo de tipo, sin hechuras, hizo cosas de corraleado de salida. No le sirvió para mucho a Ángel Sánchez que dejó claro que no hay quien lo gane con la espada, estoconazo.

 

En el ecuador de la tarde no tuvo suerte Juan Miguel, su toro no tuvo raza ni fijeza. Por el pitón izquierdo tendió a vencerse y en un pase de pecho cogió a Juan Miguel, una caída muy fea que recayó íntegra sobre el cuello. Se levantó y sin dudarlo metió a la gente en la faena. Volvió a encoger el corazón de los espectadores pasándose al novillo por la espalda. Gran estocada.

 

La suerte estaba en el aire para Marcos. Tabernero, negro de 485 kilos fue alto, patilargo, se echó al capote del novillero de la Fuente. Humilló poco en el caballo de Alberto Sandoval, peleando con menos celo de vuelta. Lo intentó por la mano derecha el charro que pudo disfrutar de una embestida que fue a mejor. Su recorrido de se fue extendiendo. Probó por la izquierda y lo envolvió con gusto, aprovechó y le puso todo en los remates conectando abiertamente con el tendido en su despedida como novillero en Las Ventas. Frescura de un torero hecho que trató por todos los medios de arañar una oreja. Estocada trasera y tendida.

 

Cerró plaza para Juan Miguel un toro muy pronto que se empleó en los dos primeros tercios, sobre todo en los dos puyazos con el caballo. Arrancándose de largo y humillando en el peto. En el tercio de muleta, al que el astado llegó un poco desfondado, el madrileño aprovechó buenas tandas por la derecha, el mejor pitón del toro. No pasó igual al natural donde el toro careció de recorrido y humillación. Silencio.

Noticias relacionadas

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: