Aldeadávila, un espectáculo de cine

Los excelentes escenarios naturales de Las Arribes, y en concreto el mayor cañón natural de la península Ibérica: el cañón del Duero en la presa de Aldeadávila han convertido todo el entorno en un atractivo turístico cuyo poderío visual le ha llevado también a ser un gran atractivo cinematográfico.

Una situación que ha favorecido que allí se hayan rodado anuncios publicitarios y películas inolvidables como Doctor Zhivago, ganadora de cinco Oscar y otros tantos Globos de Oro, la española La Cabina o más recientemente Terminator 6.

 

En el verano de 1965 y pocos meses después de la inauguración de la presa, David Lean aprovechó en ‘Doctor Zhivago’ los excelentes escenarios naturales de Las Arribes. La película, una de las más premiadas de la Historia del séptimo arte, saca rédito de la plasticidad de las imágenes de la presa vertiendo chorros de agua por su superficie además de los escenarios naturales de las Arribes, vistos desde la ladera portuguesa de Bruçó. Un cálido final de película cuyo argumento transcurre en las frías y lejanas tierras de Siberia.

 

Sin embargo en ‘La Cabina’ de Antonio Mercero lo que encontramos es como se aprovechan de este escenario desde un punto diametralmente opuesto: las galerías subterráneas, el descenso por empinadas carreteras al fondo del abismo hasta una extraña fábrica de recuperación de cabinas sita en las entrañas de la Tierra.

 

 

El director describía así su descubrimiento de este escenario: "Recuerdo una vez que iba por la calle Alcalá, paseando una mañana... pensando en ese personaje encerrado en una cabina, se me encendió la bombilla... y ví el final: todo el mundo de cabinas, con gente encerrada dentro, muriéndose en una extraña galería, en un mundo subterráneo. Pensé en el camino, el destino trágico, en montar decorados, pero la sorpresa fue que a veces, la realidad es mucho más imaginativa que la propia imaginación, y cuando empezamos a localizar fuimos a Salamanca, casi en la frontera con Portugal, y encontramos la central hidroeléctrica de Aldeadávila, que fue un descubrimiento impresionante, porque todo lo que habíamos imaginado en el guión, y más, estaba en esa Central. Ese túnel impresionante, donde entra el camión con la cabina. Al terminar el túnel se abrían las compuertas y aparecía una sala auténtica de "METRÓPOLIS", donde existía una grúa que bajaba, podía enganchar a la cabina y subirla. Cosas que no estaban en el guión. Pero claro, al descubrir ese mundo apasionante que superaba mi propia imaginación, me dí cuenta que aquello había que aprovecharlo y, efectivamente, lo que hice fue aprovechar esa Central hidroeléctrica en toda su expresión y en toda su fuerza”.

 

Pero hay más que el interior porque en la cinta también vemos las carreteras dentro del Poblado del Salto de Aldeadávila. En concreto se trata de la carretera que une la Subestación o Parque de Aldeadávila -propiedad de Iberdrola- con el acceso a la central de 3 kilómetros de longitud. También se toman imágenes de la entrada a la Central con la Gran Bóveda de Pablo Serrano, y el resto del drama subterráneo dentro de la Central, donde la Grúa-pórtico desempeña una labor fundamental.

 

 

Más recientemente, en 2016, la presa se convirtió también en protagonista de la campaña que la empresa japonesa Fujitsu lanzó bajo el lema The world is your workplace/El mundo es tu oficina. Centraba su minuto de duración en subrayar la libertad de trabajar con su nuevo modelo de ordenador portátil, mostrando cómo cuatro empleados saltaban de su oficina a los paisajes naturales más llamativos de España, a los que podían acceder a través de la máquina.

 

James Cameron y Arnold Schwarzenegger con su ‘Terminator 6’ han sido los últimos en ‘aprovechar’ las excelencias visuales de esta presa para una superproducción que devolverá a las grandes pantallas al emblemático ciborg y también a una de las más grandes obras que a lo largo de la historia han conseguido fundir arquitectura y naturaleza.  

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: