Albertia, un año en Salamanca
Cyl dots mini

Albertia, un año en Salamanca

Residencia Albertia en Castellanos

En marzo de 2020, justo antes del inicio de la pandemia, grupo Albertia se convertía en la nueva propietaria y gestora de las residencias de las localidades de Babilafuente y Castellanos de Moriscos.

La residencia Albertia Babilafuente, ubicada en la localidad del mismo nombre y a tan solo 14 km de Salamanca capital tiene capacidad para 100 plazas residenciales. A su vez, la residencia Albertia Castellanos está ubicada en la localidad de Castellanos de Moriscos, a tan solo 8 km de Salamanca capital, ofreciendo 176 plazas residenciales.

 

Un total de 276 plazas en habitaciones individuales y dobles, para estancias permanentes o temporales (rehabilitación, postoperatorios, respiro del cuidador...). Modernas instalaciones con amplios pasillos, grandes espacios abiertos, cómodas habitaciones y un ambiente acogedor y muy luminoso son las principales características de los centros.

 

Entre los dos suman más de 125 trabajadores. Estos prestan sus servicios con rigor y profesionalidad, siendo un equipo preparado con gran vocación de cuidado. Conocen a las personas mayores con las que trabajan cada día con el objetivo fundamental de garantizar su calidad de vida. Todos ellos proporcionan un servicio de la mayor calidad y una atención personalizada, fruto del conocimiento de los residentes y su buen hacer. Durante este año complicado han demostrado su implicación para con las personas mayores a las que apoyan en su día a día.

 

Durante estos 12 meses, las residencias Albertia Babilafuente y Albertia Castellanos han sabido adaptarse a la situación sobrevenida, aplicando los diferentes protocolos establecidos para la seguridad de las personas mayores que habitan los centros.

 

En el momento en que los centros tuvieron que cerrarse, la comunicación con las familias pasó a ser a través de llamadas diarias y videollamadas semanales, siempre adaptadas a las necesidades de cada familia.

 

Una vez que se pudieron retomar las visitas, se instauraron todo tipo de medidas de prevención y desinfección para facilitar las mismas, tal como un tótem de toma de temperatura o alfombras desinfectantes de calzado.

 

Tanto durante el tiempo de confinamiento, como cuando posteriormente en que se retoma la normalidad, las actividades terapéuticas han sido las grandes aliadas en el día a día de los residentes. Se han realizado todo tipo de actividades adecuadas a los gustos de los residentes, como la celebración de festividades para mantener la orientación temporal en un momento en que todos los días eran similares, o, desde hace pocos días, los paseos fuera del centro.

Comentarios

Hijo residente 02/05/2021 13:28 #2
Estaba mejor con el antiguo propietario, digan lo que digan, ahora se trata a los residentes como un número...sin afecto
Pepi 01/05/2021 11:15 #1
Bueno se hace lo mejor que se puede pero bueno bastante paciencia 🙂 Pero la realidad en ocasiones es otra Paciencia

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: