¿Al volante de un taxi más de dieciséis horas y sin un día de descanso? Nada lo impide en Salamanca

La nueva ordenanza del taxi no establece descansos ni un máximo de horas al volante: la asesoría jurídica rechaza la propuesta de la Policía Local de limitar a 16 las horas de servicio. Un taxi puede estar en servicio las 24 horas siempre que sea con varios conductores pero no se puede controlar cuánto tiempo conducen: este aspecto se deja para los contratos laborales.

La nueva ordenanza del taxi que se está ultimando incluirá algunos cambios para mejorar la preparación de los conductores con licencia y las condiciones en las que se presta el servicio. Para ello, se harán exámenes, será obligatorio tener el título de la ESO y la Policía Local podrá controlar en todo momento que los vehículos están limpios y en perfecto estado de funcionamiento, conforme a los requisitos previstos. Pero hay algo en lo que la nueva ordenanza no va a poder entrar: la jornada de los taxistas al volante.

 

La actividad tiene su particularidad al tratarse de un trabajo en el que conviven trabajadores autónomos, generalmente titulares de licencia, que ejercen por cuenta propia y otros que lo hacen por cuenta ajena como empleados asalariados que se rigen por los derechos de los trasbajadores y los contratos laborales. Eso complica establecer un régimen horario de trabajo sin incurrir en una injerencia en la legislación laboral que es la que marca jornada y descansos. Pero el consistorio salmantino lo ha intentado.

 

El jefe de la Policía Local dirigió un requerimiento a la asesoría jurídica municipal para saber si era posible establecer un límite de 16 horas diarias y la obligación de un descanso de ocho horas para volver a ponerse al volante. El resultado de la consulta es negativo y, de hecho, en el borrador no se incluye ningún tipo de limitación horaria para los conductores de los taxis con licencia. Según la asesoría jurídica, si el límite de 16 horas se refiere al tiempo de conducción va contra Derecho por afectar a la seguridad del tráfico; y si el límite se refiere a un máximo de 16 horas de servicio de una licencia, hay que justificar si eso mejora el servicio. Entre sus razonamientos, que no hay inconveniente en que esté las 24 horas del día siempre y cuando lo haga con diferentes conductores... pero no hay manera de comprobar cuánto lleva al volante un mismo taxista.

 

Lo que ocurre es que el régimen de descansos del taxi se centra más en el servicio de los vehículos que en los conductores que se ponen al volante. El tiempo de servicio no corresponde con el tiempo de conducción: un taxi puede estar en Salamanca entre 4 y 24 horas al día en servicio, pero no todas serán de conducción. La ordenanza sólo se preocupa precisamente de que haya vehículos en servicio. Se reconoce el derecho a unas vacaciones de 30 días pero se refiere a la licencia, e incluso se obliga a que los titulares de licencias pasen un cuadrante de vacaciones cada octubre; si no hay acuerdo, el Ayuntamiento podrá organizar las vacaciones del sector para que haya, al menos, un 40% de taxis activos en todo momento.

 

En la nueva ordenanza no se establece un descanso mínimo ya que el día obligatorio que se pretendía incorporar en nuevas ordenanzas como la de Madrid o Valladolid fue anulado por la justicia. Al contrario, se obliga a que los días de descanso y vacaciones se organicen para garantizar el servicio en todo momento; se reconoce que puede haber descansos, pero no se establecen. Además, es imposible controlar como se hace en otras actividades el tiempo de conducción con tacómetros ya que se considera que no todo el tiempo de servicio del taxi es tiempo de conducción de su chófer.

 

MÁS EXIGENCIAS

 

Los conductores de taxi tendrán que seguir obteniendo una licencia que concede el Ayuntamiento de Salamanca, aunque ahora habrá un examen y no bastará con entregar un impreso. Ahora se hará una prueba en la que se examinará sobre la localización de centros municipales o servicios como centros de salud, y también se comprobará si se sabe llegar a los destinos.

 

Además, se requerirá tener el graduado de la ESO además de otros documentos como un certificado de penales para atestiguar que no se tienen antecedentes, permiso de residencia, no tener enfermedades contagiosas... Además, claro está, del carné de conducir correspondiente y un carné con la licencia y una foto en lugar visible. En el caso de conductores asalariados, deberán llevar el contrato; no se recoge la obligación de llevar encima justicante de estar dado de alta (importante para los conductores autónomos) que sí se recoge en la actual ordenanza.