Al menos dos cornadas en el primer encierro de San Fermín limpio pero peligroso con toros de Cebada Gago

Encierro de Cebada Gago

El encierro ha durado dos minutos y 58 segundos y en él dos mozos han sido corneados, uno en el tórax y la segunda en el abdomen. 

El primer encierro de los Sanfermines 2017 ha sido complicado y peligroso, con toros de la ganadería Cebada Gago, la más asidua de estos encierros, solo por detrás de los Miura. Según datos provisionales de los servicios sanitarios, dos mozos han resultado heridos por asta de toro.

 

Uno de los morlacos, cárdeno, ha lanzado derrotes desde la salida en la Cuesta de Santo Domingo, y ha dejado varios heridos, aunque todavía se desconoce su número y su consideración.

 

La manada ha salido muy hermanada de los corrales, con un toro melocotón encabezando al resto de los morlacos con un comportamiento noble. Los corredores han tenido oportunidades para lucirse delante de los animales.

 

Los toros de la ganadería Cebada Gago son habituales de los encierros de San Fermín y conocidos por el número de cornadas. En las 29 veces que han corrido, han dejado 53 heridos por asta de toro y una víctima mortal en 2003. Tras tres años de ausencia de los Sanfermines, volvieron en 2016. Dos toros se quedaron descolgados del resto de la manada, se volvieron y provocaron momentos de mucha tensión.

 

No son de los más imponentes por su aspecto, son bajos de agujas, astifinos y variados de pelos. Por la tarde serán lidiados en el coso pamplonés por los toreros Juan Bautista Javier Jiménez y Román.