Al cobro los recibos del impuesto de circulación: 7 millones por uno de los tributos más caros

Tráfico en el paseo de Canalejas. Foto: Cinthya Duarte

El Ayuntamiento pone hoy al cobro el impuesto de circulación, por el que los titulares de vehículos pagan más en Salamanca de lo que pagarían en Madrid o Barcelona.

El Ayuntamiento de Salamanca pone a partir de hoy al cobro uno de los recibos más costosos para los contribuyentes salmantinos, el del impuesto de circulación. Y no sólo por la cuantía de lo que recauda, unos siete millones de euros, sino porque se trata de uno de los tributos más caros en términos absolutos, al nivel de las grandes capitales de provincia, y con el que el consistorio 'sangra' a los propietarios y usuarios.

 

El pago del 'numerito', el nombre popular del impuesto de vehículos de tracción mecánica, amarga cada año a todos aquellos que disponen de un vehículo propio. El plazo para pagarlo arranca hoy, día 1 de marzo, y termina el próximo día 2 de mayo en período voluntario; a partir de ahí, nos lo pueden reclamar por otras vías con los consiguientes recargos; también se puede pagar mensualmente. Los turismos pagan entre 25 y 224 euros.

 

Durante el primer trimestre de cada ejercicio, los ayuntamientos pasan al cobro este recibo que es una de sus principales fuentes de financiación. Sin embargo, no en todas las ciudades la llegada de la carta correspondiente 'duele' igual en el bolsillo. Cada Ayuntamiento decide cuánto cobra en función de unos parámetros y eso hace que haya diferencias de hasta el 400% según los municipios para un mismo coche. En el caso de Salamanca, los titulares de vehículos pagan más de lo que se pagaría por el mismo coche en Madrid o Barcelona.

 

Los que más suerte tienen son los contribuyentes de Zamora. Es la capital de provincia donde menos se paga de impuesto de circulación en todos los tramos; para vehículos de 8 a 11,99 CVF (caballos fiscales) se pagan 45,67 euros según un estudio de AEA. Es la cifra más baja de Castilla y León, y también de la España peninsular. De hecho, en todo el país sólo las ciudades de Ceuta y Melilla pagan menos (mucho menos, 34,10 y 17,04, respectivamente).

 

En el lado contrario en Castilla y León están Valladolid y Salamanca con los impuestos más caros, separados entre ellas por unos pocos céntimos: 68,16 y 67,76 euros, respectivamente. En ambas ciudades un propietario paga 22 euros más que en Zamora por el mismo coche. Por detrás quedan Segovia (65,88), Burgos (62,62), Ávila (59,64), León (58,50), Palencia (50,53), Soria (49,42) y la citada Zamora. Estos datos contrastan con los de Madrid y Barcelona, cuya tasa asciende a 22 y 66 euros en el caso de la capital de España y a 23,47 y 64,06 euros en el caso de la ciudad condal.

 

 

EXENCIONES

 

El impuesto de vehículos de tracción mecánica recoge casi 3.000 exenciones (2.898 el año pasado). No lo pagaban 49 ambulancias, los 69 autobuses del servicio municipal o 2.107 vehículos de discapacitados, que dejan de pagar 246.039 euros, la cantidad más alta de este capítulo de exenciones. Tampoco pagan impuesto de circulación los 33 vehículos oficiales del Estado, 4.399 euros que no se abonan. 

 

Llama la atención que los vehículos de Telefónica no paguen: 14 de ellos están exentos, se ahorran 1.149 euros en cuotas. También dos vehículos acogidos a convenios internacionales y por los que sus dueños no pagan 211 euros; o la cantidad de vehículos agrícolas domiciliados en Salamanca: 133 a los que hay que sumar 218 tractores; son 15.800 y 23.880 euros, respectivamente.

 

También hay que sumar a esta lista los 164 vehículos históricos de más de 25 años y los 103 de más de 50, que tienen reconocida la exención; en total, algo más de 17.000 euros.