Al CD Guijuelo no le llega frente al Celta B y da paso a la reflexión

(Foto: Twitter CD Guijeulo)

El CD Guijuelo cae derrotado frente al Celta B en Barreiro y cierra una mala primera vuelta con solo 19 puntos, insuficientes para salvar la categoría. Ahora, tiempo para rehacer el equipo tras el parón navideño y comprar más 'piezas' en el mercado de invierno.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

CELTA B: Iván Villar; Kevin, Samuel, Roger, Alende; Boja Fernández, Joao (m. 68 Agus), Brais (m. 83 Casto) Méndez, Gus Ledes; Borja Iglesias e Hicham (m. 78 Mera).

 

CD GUIJUELO: Kike Royo; Aspas, Ayala, Héctor, Raúl Ruiz; Carles (m. 68 Maiki), Luque, Piojo, Néstor (m. 32 Carmona); Dimas (m. 54 Maiki) y Pino.

 

ÁRBITRO: David Gálvez Rascón (colegio madrileño). Amonestó a Kevin (m. 5), Borja Iglesias (m. 88) y Gua (m. 94) por parte del Celta B y a Ayala (m. 9), Carles (m. 49), Raúl (m. 74) y Héctor (m. 76) por parte del CD Guijuelo.

 

GOLES: 1 - 0 minuto 38, Hicham. 2 - 0 minuto 53, Brais. 2 -1 minuto 67, Pino.

 

EN DETALLE: Partido correspondiente a la jornada 19 del Grupo I de Segunda B que ha enfrentado en Barreiro a Celta B y CD Guijuelo.

El CD Guijuelo cerró el año liguero con una derrota frente a un rival de la entidad del Celta B, pese a intentar sus opciones en el partido y buscar oportunidades arriba, aunque sin la suerta y sin la capacidad para poder lograrlo. Y eso, ante un rival de la entidad del filial vigués, se paga, y muy caro.

 

Y eso fue lo que le ocurrió al CD Guijuelo en Barreiro, para cerrar el año liguero y la primera vuelta con solo 19 puntos en 19 partidos, media que no le valdría al equipo para salvar la categoría. Por ello, las 'cabezas pensantes' del equipo deben buscar nuevas 'piezas' para completar un puzzle roto desde la pretemporada, y darle más tiempo a Fabregat tras su llegada y después de haber dilapidado las primeras 14 jornadas. Y eso que los de Jordi Fabregat no hicieron un mal partido, pero la suma de detalles le privó de lograr algo positivo.

 

Así las cosas, Fabregat salió al campo con el mismo once que venció de manera contundente (6-0) al Palencia, con la única salvedad de Piojo por Jonxa (lesionado), siguiendo la premisa: "Si algo funciona es mejor no cambiarlo". 

 

El Guijuelo entró bien en el partido, intentando dominar y ser protagonista desde el principio con el único objetivo de sumar tres puntos frente al filial vigués, pero no lo conseguía en los primeros minutos. Borja Iglesias era el hombre 'estrella' del equipo y cada vez que conectaba con la pelota era sinónimo de peligro.

 

Pasaban los minutos y el Guijuelo no lograba dar con la tecla adecuada para poder ganar el centro del campo a Borja Fernández y Gus, ya que Carles y Luque tenían mayores dificultades. En el 11, un robo de Piojo casi termina em gol, pero el postrero remate de Luque lo despejó Villar, sin que Pino pudiese cazar el rechace. Pero eran llegadas aisladas porque el dominio era para el Celta B.

 

En el 16, Kike Royo tuvo que ponerse de nuevo el traje de superhéroe para sacar una mano providencial a disparo de Borja Iglesias, en unos minutos de partido 'loco', con ida y vuelta, con respuesta de Pino que cayó dentro del área en la respuesta de los de Fabregat, que cuando superaba la barrera del centro del campo, salía muy bien por bada derecha y con una mayor rapidez con la pelota.

 

Uno de los 'debes' del CD Guijuelo era su nula conexión con Gordillo, uno de los encargados de generar el mejor fútbol de los de Fabregat, pero no lograban encontrarle. No en vano, el Celta B tenía más personalidad dentro del partido y cuando llegaba lo hacía con nayor peligro.

 

Y, la explicación de que Nestor no apareciese, la descubrió en el minuto 32, con el cambio del canario por Carmona, al no sentirse en condiciones óptimas para seguir en el terreno de juego, bien por molestias físicas o por sentirse indispuesto. Este hecho se unió a un bajón en el ritmo por parte del Guijuelo, lo que provocó un mayor dominio de los de Menéndez.


Así, en el 38, una internada de Kevin por el costado izquierdo terminó con un buen centro que remató de volea Hicham dentero del área, para hacer el 1-0 y asestar al Guijuelo un golpe muy duro y obligarle a remontar en su propio estadio. En el 41, lo intentaron los de Fabregat con un centro de Dimas desde la derecha, cuyo centro no lo remató Carmona por muy poco, esfumándose la idea del empate.

 

Los primeros 45 minutos dejaron al Celta B como vencedor al imponer su mayor dominio y pegada arriba, además de contar con más pelota que los de Fabregat.

 

GOLPE EN EL INICIO Y...

 

En la reanudación, el Celta B siguió teniendo más balón que el Guijuelo y se mostraba más intenso con y sin balón. Y, además, iba a sentenciar el partido desde el inicio de la segunda mitad porque en el 53, Brais se llevó un balón con fortuna tras un saque de esquina, para marcharse de tres jugadores del Guijuelo y batir a Kike Royo por bajo, sin que éste pudiese hacer nada por evitarlo.

 

El partido, que ya estaba complicado, se había puesto casi imposible, por el poderío de los gallegos y por la incapacidad del Guijuelo para remontar un partido pese a no haber sido uno de sus peores días. A partir de ahí, la historia del partido parecía escrita, pero iba a cambiar...

 

Y lo hizo gracias a una acción ráopida y al primer toque del CD Guijuelo, con Maiki, Luque y Pino como protagonistas, terminado el balón en las botas del andaluz, que se plantó ante Villar y tras un buen movimiento le batió, para poner el 2-1 y meter al equipo en el partido.

 

Entonces, los de Fabregat, que ya dan síntomas de lo que puede ser este equipo tras dilapidar las primeras 14 jornadas de Liga, lo intentaron, pero no tuvieron el acierto ni la clridad necesaria para poder levantar el choque. En el 75, Hicham casi hace el tercero y en el 77, una falta botada por Brais se marchó fuera.

 

Y, pese a todo, el partido estaba para que el Guijuelo rescatase un punto en una jugada aislada... con Maiki como protagonista, dándole otro aire al equipo en su conexión con Luque. Pino seguía siendo un peligro constante para la zaga rival, pero no logró 'cazar' la que le hubiese dado un punto al Guijuelo.

 

Pero, con el pitido final se esfumaron las opciones del Guijuelo, que cayó derrotado en Barreiro en un choque en el que el equipo hizo cosas bien, pero sumando sus errores o lo que ejecutado sobre el terreno de juego, le condenaron a la derrota y al hecho de terminar la primera vuelta con solo 19 puntos. Tiempo para cambiar 'piezas', para que Fabregat tenga su 'mini pretemporada' y para que el equipo levante el vuelo en una segunda vuelta para salir del pozo.

Noticias relacionadas