Aitor Granados, seria duda para el Compostela al recibir un balonazo en la cara en el entrenamiento

Aitor Granados sufrió un balonazo en el entrenamiento de este 22 de enero en un lance (Foto: Chema Díez)
Ver album

El jugador del CD Guijuelo sufrió un nuevo golpe en un lance del entrenamiento; el lateral tiene puntos en la ceja y una fisura en la nariz y todo hace indicar que no será de la partida para evitar males mayores.

El CD Guijuelo continúa con su preparación del choque frente a la SD Compostela, partido muy importante para el equipo con el fin de olvidar cuanto antes el 'Tropezón' de la pasada jornada (3-0). Así, el equipo ha trabajado en una nueva sesión en la que el balón y el frío han vuelto a ser protagonistas y en el que ha habido tiempo para ver momentos de calidad en las botas de Nierga, Nestor Gordillo, Chuchi o Yeray.

 

La nota negativa del entrenamiento ha sido de nuevo Aitor Granados, quien casi al finalizar la sesión ha sufrido un balonazo en la cara, agravando su lesión de la pasada jornada frente al Tropezón. Así, el jugador, con la ceja rota y una fisura en la nariz está casi descartado para el partido frente a la SD Compostela porque tenía la cara muy hinchada y dolorida.

 

Granados, atendido por el fisio David Nufrio tras sufrir el golpe en el entrenamiento (Fotos: Chema Díez)

 

Para este partido es baja segura el canario Yeray, que cumplirá un partido de sanción tras ser expulsado frente al Tropezón casi al final del partido. Su hueco en el once lo cubrirá, casi con total seguridad, Antonio Moreno, volviendo al eje de la zaga Jonathan Martín junto a Gonzalo. La buena noticia llega de la mano de Valero que volverá al once del Guijuelo tras cumplir sanción, por lo que Ramiro se caería del equipo.

 

 

Si Aitor no juega finalmente, Razvan pasaría al lateral, lo que podría suponer la entrada en el once del salmantino Garban.

 

Por último, en la sesión del CD Guijuelo de este 22 de enero, hubo tiempo para las bromas y el buen humor ya que algunos jugadores se lanzaron bolas de la nieve que aún quedaba en el terreno de juego, demostrando el buen ambiente que reside en el equipo salmantino.