Agua limpia (al fin) para los patos del parque de La Alamedilla

El estanque del parque de La Alamedilla, este lunes.

Más de dos años después de su reforma, solucionados los problemas de suciedad del agua del estanque tras la denuncia del PSOE en el pleno.

El estanque de La Alamedilla tiene, al fin, agua limpia. Ha costado mucho tiempo, pero al final un cambio en el tratamiento del agua ha permitido un cambio radical, al menos, en la apariencia del agua en la que se bañan por patos. Y es que su aspecto hacía tiempo que dejaba que desear. Era habitual ver como operarios de la empresa concesionaria vaciaban el estanque con frecuencia para limpiarlo, pese a lo cual el agua aparecía sucia y cubierta de una capa blanquecina. Ahora su aspecto es totalmente diferente: el agua está clara y se ve el fondo, algo imposible hasta ahora.

 

Cuando en su día se anunció el proyecto (el parque volvió a tener patos en abril de 2015), se confirmó que se había hecho un esfuerzo especial en el estanque. La actuación incluyó la mejora de la estructura del estanque y un mejor tratamiento del agua con una nueva depuradora y plantas acuáticas para evitar posibles malos olores y el deterioro del agua, que era una de las situaciones que había ido en detrimento del aspecto que presentaba el estanque antes de su reforma.

 

Sin embargo, el agua seguía apareciendo sucia. En el pleno del Ayuntamiento de Salamanca de comienzos de octubre, el concejal del área de medio ambiente y parques tuvo que explicar qué es lo que ocurre con el estanque de La Alamedilla. La superficie del estanque aparece cubierta de un velo blanquecino que ha hecho preguntarsea sobre el estado de ese agua, su conveniencia para los patos y ocas que nadan en el estanque y, especialmente, si está fallando un sistema de depuración que costó miles de euros

 

El concejal delegado, Javier García Rubio, respondió a pregunta del concejal socialista Arturo Santos que "técnicamente, el problema que tiene el estanque de La Alamedilla es la presencia de un ph muy bajo, probablemente debido a reacciones químico-biológicas donde juega un papel muy importante la materia orgánica en el agua". El grupo socialista ha denunciado en muchas ocasiones "el estado de suciedad permanente" del estanque que, antes de renovarse, se vaciaba en muchas menos ocasiones, con el consiguiente gasto de agua, y ha apuntado a la depuradora.

 

Sin embargo, parece que no era la depuradora la que fallaba. El tratamiento se hace con un sistema de cloración salina y recirculación de agua por un equipo de electrolisis, eliminando problemas a las aves, pero la solución ha sido implantar un sistema automático para analizar continuamente el ph del agua para asegurar que está en condiciones óptimas. Es decir, que hasta ahora el agua no ha estado en buenas condiciones, motivo de las continuas limpiezas, y al margen de que la depuradora funciona, según el equipo de Gobierno, correctamente.