Agricultura pone trampas en Béjar y Ciudad Rodrigo para frenar la llegada de la avispa asiática
Cyl dots mini

Agricultura pone trampas en Béjar y Ciudad Rodrigo para frenar la llegada de la avispa asiática

Ejemplar Vespa Velutina encontrado en la Sierra de Francia (Foto: T. Navarro)

La consejería de Agricultura instala nuevas trampas contra la avispa asiática entre Béjar y Ciudad Rodrigo. El primer ejemplar de la especie invasora ha llegado esta semana a la provincia.

La consejera de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León, Milagros Marcos, ha confirmado la instalación este viernes de nuevas trampas en el sur de la Comunidad Autónoma para tratar de paliar los efectos de la avispa asiática. Sobre esta medida, el coordinador de COAG en Castilla y León, Aurelio Pérez, ha reseñado que la zona en la que se han colocado los dispositivos se encuentra entre las localidades salmantinas de Béjar y Ciudad Rodrigo.

 

Esta semana se ha hallado el primer caso de Vespa Velutina a escasos kilómetros de Salamanca. Aunque se descartan nidos que pudieran propagar esta invasión que ya azota el norte de España, Zamora y León, ahora en la provincia de Salamanca la que se ve amenazada. 

 

Milagros Marcos ha reseñado la coordinación y colaboración absoluta de su Consejería con la de Fomento y Medio Ambiente para "minimizar el efecto" de la vespa velutina, que es el nombre científico de la conocida popularmente como avispa asiática. "Donde se precisa y se necesita allí actuamos", ha apuntado la consejera de Agricultura y Ganadería durante su visita al Hotel Horus Salamanca para participar en la Jornada Apícola de Salamanca, organizada por la organización profesional COAG.

 

Precisamente, sobre este mismo asunto de la avispa asiática, ha destacado que, mientras otras comunidades parecen sufrir una "afectación importante", Castilla y León "parece una isla", pues, por el momento, "parece que se está controlando". No obstante, la también portavoz de la Junta, Milagros Marcos, ha reconocido en Salamanca que "no se pueden lanzar campanas al vuelo" porque la proliferación de la avispa asiática supone una situación "muy difícil de controlar".