Agricultura busca potenciar la relación entre los productores y transformadores de trigo de alta calidad

El objetivo principal de esta reunión es adecuar la producción de este cereal a las demandas del mercado,
La viceconsejera de Desarrollo Rural, María Jesús Pascual, se ha reunido con representantes de las principales Federaciones de Comunidades de Regantes de Castilla y León (Ferduero y Federebro) y de la Asociación de Fabricantes de Harinas de Castilla y León, con la finalidad de estimular las relaciones comerciales entre el sector productor y el transformador de trigo de alta calidad harino-panadera.

El objetivo principal de esta reunión es adecuar la producción de este cereal a las demandas del mercado, dada la especial trascendencia de ambos sectores para la Comunidad.

Según las estimaciones de la Consejería de Agricultura y Ganadería, Castilla y León cuenta este año con una producción de 4.707.331 toneladas de cereal y con más de 62.000 cultivadores, situándose así como la primera Comunidad productora de cereales, con el 37 % del total nacional.

Por primera vez en los últimos diez años, la mayor producción en esta campaña corresponderá al trigo, con 2.218.232 toneladas, un potencial que hace que en la Región operen 24 harineras, lo que supone el 18 por ciento de las industrias harineras nacionales que transforman el 22 por ciento del trigo blando molido en España. Dentro del trigo blando, se encuentra el trigo de gran fuerza harinera o alta proteína, que supone el 20 por ciento del trigo total molturado.

Durante el encuentro, la viceconsejera ha trasladado el compromiso del Gobierno Regional de continuar, durante esta legislatura, con las líneas de investigación que se vienen desarrollando desde 2004 y más intensamente desde 2009, con el fin de ofrecer al agricultor nuevas alternativas y garantizar un adecuado nivel de autoabastecimiento de la industria harinera regional.

María Jesús Pascual ha explicado que el mercado internacional del trigo "es cada vez más competitivo", ya que la elaboración de productos de consumo a partir de trigo 2exige mayor calidad", lo que se ha traducido en mayores exigencias a todos los eslabones de la cadena trigo-harina-elaboraciones. Por esta situación, la viceconsejera ha recordado que es necesario "adecuar las relaciones comerciales entre el sector productor y transformador".

Asimismo, ha abogado por llegar a acuerdos interprofesionales que garanticen el abastecimiento del sector de molturación de harinas a precios atractivos para los agricultores de la Comunidad. Para ello se hace necesario transferir los conocimientos generados en los diferentes proyectos de investigación y experimentación que ha llevado a cabo el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León, dependiente de la Consejería de Agricultura y Ganadería.

María Jesús Pascual ha explicado que este cultivo requiere unos conocimientos agronómicos "específicos" que garanticen los "estándares de calidad" demandados por la industria y permitan al sector productor incluirlo entre los de su alternativa, sobre todo en años como el actual, con déficit hídrico, al tratarse de un cultivo que requiere menos exigencias de agua.