Agricultor y ganadero, misma cara de la moneda

El precio del pienso y del abono lastran las opciones de desarrollo del sector

Ni agricultor ni ganadero. Éste es el resultado de dos profesionales que tienen una incidencia directa la una en la otra y viceversa ya que cualquier aspecto que repercute en la agricultura también lo hace en la ganadería.

AsĂ­, en la actualidad, el ganadero vive agobiado y lastrado por el elevado precio del pienso derivado de la cotizaciĂłn alcista de los cereales en la actualidad y con unas perspectivas poco halagĂźeĂąas. Y por su parte, el agricultor tiene la espada de Damocles encima porque las previsiones indican un precio del abono por encima de los 0,30 euros el kilogramo en la campaĂąa de sementera.

 

“Con estas perspectivas, el sector no puede desarrollarse con plenitud y el futuro es más negro de lo normal. Los precios en origen no se corresponden con los costes de producción y ahí están las cifras para corroborarlo”, apunta el presidente de Asaja y de la Cámara Agraria, Vicente de la Peña.

En la actualidad, la ganaderĂ­a se mantiene en unos precios estables y mĂĄs altos que en los aĂąos anteriores debido a la escasez de animales que hay en el mercado, pero eso no garantiza rentabilidad para el ganadero porque tanto el precio del pienso como el del gasĂłleo tienen unos niveles muy elevados, especialmente en el primer caso, derivado del valor de la materia prima, los cereales.

En el caso de la agricultura, los profesionales se preparan para la sementera de finales del mes de septiembre y el mes de octubre, para pagar el abono a más de 0,30 euros por kilogramos, “por lo que las ganancias que podamos obtener de un lado, nos la comen por otro”, apunta De la Peña.

En un futuro cercano, por tanto, las dos variables que afectan al sector, el precio de la materia prima en origen y el valor de los costes de producciĂłn, estĂĄn destinados a no entenderse y agricultor y ganadero, Ă­dem de Ă­dem.