"Afortunadamente estaba despierto y pude salvar a mi mujer y mi hijo"

José Luis, junto a otros vecinos, a la puerta de su casa en la calle Gacela (Foto: I. C.)
Ver album

Un joven salmantino, que vivía en el bajo derecha junto al piso que ardió, fue el primero en darse cuenta del incendio en el edificio.

José Luis M.H. es un héroe entre sus vecinos este frío domingo de diciembre.

 

El joven salmantino, de 33 años, que vivía en el bajo derecha, justo enfrente del piso siniestrado, estaba escuchando música en su salón de madrugada, afortunadamente despierto, cuando se percató del incipiente incendio que ha asolado el piso de los estudiantes cuya puerta de entrada apenas dista dos metros de la suya.  

 

Lo primero que hizo José Luis fue despertar a su mujer para que saliera corriendo junto a su hijo de 3 años fuera del edificio. Después, al salir al descansillo del portal, vio una "llama enorme, como en las películas", que salía de la puerta del piso de enfrente "y unos gemidos". Era su vecino.

 

Tras ayudarle a salir de casa, el joven pudo ser atendido y seguir con vida. Su compañero de piso, que vivía en la habitación donde se originó el fuego con la chispa de un calefactor, no estaba en casa. Eso le salvó la vida. Carmen, la mujer de José Luis, que tiene conocimientos de socorrismo, le atendió nada más salir ya que el joven presentaba indicios de intoxicación por humo.

 

Después, José Luis trató de subir escaleras arriba para tratar de bajar a más vecinos, aunque solo pudo ayudar a una de sus vecinas, que ya trataba de alcanzar la calle. "De repente, tres escalones más arriba, el humo ya me bajaba a la cintura, no pude hacer nada más que bajar corriendo", recuerda el joven salmantino.

 

José Luis, sin embargo, lamenta profundamente la muerte de su vecina del segundo, que fue sacada con vida del edificio, aunque falleció por la severa intoxicación ya en el hospital.

Noticias relacionadas