Aescon propone que la ITV de los edificios se rebaje de los 40 años actuales a 30

El Consistorio aprobará el 29 de julio en la sesión plenaria ordinaria adelantada del mes de agosto la ordenanza municipal que regula la Inspección Técnica de Construcciones (ITE) en la capital. Ante este horizonte, el Ayuntamiento ha trasladado a los colectivos implicados el contenido para que aporten sus consideraciones con la intención de estudiarlas e incluirlas a modo de enmiendas.
Alejandro R. L.

La Asociación de Empresarios Salmantinos de la Construcción (Aescon) ya ha trasladado cuatro propuestas para completar el contenido de la norma municipal. Solicita que la antigüedad para realizar la revisión de los inmuebles se rebaje de 40 a 30 años; insta a que se exija a las empresas que ejecuten la inspección la presentación de documentos para acreditar la garantía de la actividad que desarrollan; pide que el análisis no se limite exclusivamente a cuestiones estructurales y profundice en otras instalaciones y en el mantenimiento de las zonas comunes, entre otras cuestiones, y propone la creación de una comisión de seguimiento integrada por miembros del Ayuntamiento y de otros colectivos vinculados a la construcción en la capital.

El presidente de Aescon, Manuel Prieto Sierra, considera que con la inclusión de estas medidas se favorece la “revalorización” de los inmuebles generando, de esta manera, un “beneficio” para las comunidades de vecinos. Por otro lado, asegura que el reglamento de urbanismo de Castilla y León permite modificar el plazo que determina la obligatoriedad de la inspección, mientras que Madrid sirve de exponente de la iniciativa y como sustento de la petición, porque desde hace años ya aplica la revisión de los edificios a partir de 30 años desde la construcción del inmueble.

Mientras, la Junta convocará una línea de ayudas destinadas a las comunidades de propietarios que financiará entre el 20 y el 30% de su coste.

Manuel Prieto Sierra celebra la iniciativa del Gobierno regional, aunque lamenta el descenso de la aportación económica, porque en un principio “se había pedido el 50%” para facilitar las inspecciones técnicas en los inmuebles de la capital.

El consejero de Fomento, Antonio Silván, recalca que la norma no sólo da un impulso al apartado de derechos y deberes, sino que representa una “oportunidad” para el sector, porque apuesta por la rehabilitación del parque de viviendas en la Comunidad.