Aesco: "El alcalde quiere arruinar al comercio salmantino"

Los representantes del comercio salmantino consideran que medida la sólo beneficiará a las grandes superficies de la periferia.

La Asociación de Empresarios Salmantinos de Comercio, AESCO, ha conocido a última hora de la mañana la medida que el Ayuntamiento de Salamanca pretende impulsar en el comercio de la ciudad al solicitar a la Junta de Castilla y León la declaración de Zona de Gran Afluencia Turística permitiendo con ello la libertad de horarios comerciales para superficies de más de 300 metros2.

 

El sector ya ha calificado esta medida como “la gota que colma el vaso” para arruinar al pequeño y mediano comercio de la ciudad que actualmente ya cuenta con la libertad de horarios.

 

Los representantes del comercio, ante estas informaciones de las cuales han sido informados momentos antes de la rueda de prensa que se ha dado esta mañana en el Consistorio, consideran que el Alcalde y los gestores del Ayuntamiento de Salamanca han reflejado el gran desconocimiento de la realidad del sector en su ciudad y que esta medida sólo beneficiará a las grandes superficies de la periferia y no al pequeño comercio de la ciudad.

 

Asimismo, AESCO ha destacado la falta de deslealtad por parte del Alcalde y su equipo de trabajo al decidir esta medida de forma unilateral y sin consultar al comercio como se acordó en una de las últimas reuniones mantenidas en la que se trató este tema. En dicha cita ambas partes  llegaron al consenso de esperar un plazo de dos años para analizar la situación de otras ciudades similares a Salamanca, como Granada, en las que ya se había iniciado la liberalización de horarios y sacar conclusiones sobre las virtudes o no de establecer dicha medida en la ciudad. 

 

La Asociación de Empresarios Salmantinos de Comercio ha declarado que “Si precisamente algo necesitan los comercios de la ciudad es concentrar sus ventas en un horario para reducir los costes laborales y fijos como el suministro de la luz. Abrir más horas el comercio no significa vender más”.

 

Además, AESCO siempre ha apostado por la conciliación laboral y familiar y esta medida supondría un perjuicio para el comercio familiar de la ciudad que se vería seriamente perjudicado puesto que dichas empresas “son llevadas por personas y no máquinas de trabajar”.

 

La asociación de comerciantes ha asegurado que el horario comercial de Salamanca es sobradamente suficiente para cubrir y garantizar las necesidades del turismo y de los consumidores y una liberalización de horarios dañaría seriamente el actual modelo comercial basado en la apuesta por el comercio-ciudad.