Adrià Granell se 'despierta' del calvario: "El gol fue una liberación"

Ver album

El jugador del CD Guijuelo marcó el cuarto gol frente al CD Boiro después de permanecer casi 6 meses lesionado, tiempo en el que la soledad le ha acompañado y en el que ha tenidon que hacer frente a momentos muy complicados. 

Casi 6 meses de calvario, muchos momentos de soledad, impotencia, rabia... y lo que es peor, ver cómo, pese a las ganas, ayudar al equipo en el terreno de juego era imposible. Sin duda, son muchos condicionantes negativos para no venirse abajo de una manera definitiva, cuando quizá eso era lo más normal.

 

Pero no, no ha sido así, y aunque muchas veces el fútbol es injusto, siempre tiene un premio para los que lo merecen; vamos, como la vida misma. Es el caso del extremo del CD Guijuelo, Adriá Granell (Valencia, 13-03-1986), quien ha pasado un auténtico calvario. Todo comenzó en el partido frente al Burgos en la jornada 3 de la temporada 2016-17, cuando el jugador se desgarró el gemelo y el sóleo, aunque no fue lo único, que se rompió....

 

Por delante, varios meses de recuperación, mes incluido en Valencia, para iniciar la recta final en Guijuelo, donde casi tres meses después de la lesión, el jugador volvió a romperse, y con ello, muchas de sus opciones de volver a jugar esta temporada.

 

Gimnasio, entrenamientos en solitario, muchas horas de esfuerzo y momentos psicológicamente complicados volvieron a estar en el día a día hasta que en la jornada 30, Jordi Fabregat le incluyó en la lista para el partido frente al Coruxo, con victoria para los salmantinos, 27 jornadas después. Ahí, tuvo poco más de 15 minutos para volver a sentirse futbolista, que se suman a los diez con los que contó en la nueva victoria del equipo frente al CD Boiro (4-0), en la que fue protagonista.

 

 

Después de todo, el jugador tuvo la fortuna de poder marcar el cuarto gol del equipo, saltar y llorar de rabia y alegría, además de ver cómo sus compañeros le rodearon y jalearon conscientes de todo lo que había pasado. Estos son los casi 6 meses de Adriá Granell contados en apenas unas líneas, un esbozo de lo ocurrido, pero... ¿cómo lo vivió él?

 

LESIÓN: "Recuerdo el momento en el que me rompí, porque fue una lesión de mucha gravedad que incluso podría haber necesitado intervención quirúrgica, pero optamos por un tratamiento conservador. Después de un mes en Valencia recuperándome, volví a Guijuelo a seguir con la recuperación y me volví a romper. Ahí ya lo vi todo negro...", recuerda el protagonista.

 

RECUPERACIÓN: "Son momentos que se llevan fatal, especialmente en el aspecto psicológico, porque estás solo en el gimnasio, haciendo ejercicios... y encima sin poder ayudar al equipo en una temporada muy complicada en la que estamos sufriendo mucho. Aunque estas tres victorias nos han dado mucho aire, pero hay que seguir hasta el final", asevera con firmeza.

 

 

EL GOL: "Tras marcar el gol sentí una liberación y un alivio increíbles porque se me vinieron a la cabeza todos los malos momentos que había pasado. Además, el hecho de ver a todos mis compañeros abrazándome... se me saltaron las lágrimas, porque han sido muchas cosas", recuerda emocionado.

 

SALVACIÓN: "La verdad es que el equipo ha tenido una temporada muy difícil, pero estas tres últimas victorias nos han sacado de una situación muy complicada. Eso sí, no hemos hecho nada y confianzas las justas porque ahora, cada partido será una final".

 

FUTURO: "Tengo un año más de contrato y mi intención es seguir aquí, claro, pero hay que ver cómo terminamos la temporada y cómo estoy, para valorar las cosas. Pero estoy bien aquí y tengo ganas de resarcirme de este año tan duro".