Adjudicados al fin los nuevos videomarcadores de Würzburg con 40 días para instalarlos

Pabellón de Würzburg, esperando a los nuevos marcadores

La empresa Mondo proporcionará los nuevos videomarcadores, que llevan en trámite desde finales de junio, y que llegan cuando ya han empezado las competiciones. No es seguro que estén disponibles para el estreno de Avenida en Euroliga.

El Ayuntamiento de Salamanca ha adjudicado al fin el contrato para la compra de los nuevos videomarcadores del pabellón Würzburg, que llegan con retraso tras una gestión deficiente. Sin embargo, todavía pasarán unos días hasta que estén disponibles porque la empresa adjudicataria tiene hasta 40 días para instalarlos y enseñar su manejo.

 

El contrato se ha adjudicado a la empresa Mondo, especialista en equipamiento deportivo, que ha ofrecido además todas las mejoras contempladas. Así, el nuevo marcador tendrá tecnología LED, hasta 12 metros cuadrados de superficie y tecnología para emitir imágenes con lo que será tipo videomarcador, aunque habrá que verlos para conocer más en detalle sus funcionalidades. En total, algo más de 47.000 euros de coste.

 

La tramitación de este contrato acumula un importante retraso porque empezó a gestionarse el pasado 26 de junio y está todavía sin resolver, lo que ya ha tenido sus consecuencias. Avenida ya ha tenido que jugar partidos amistosos, supercopa y Liga con unos marcadores que fallan. Y este miércoles empieza la Euroliga en casa, y va a ser difícil que estén disponibles para este primer partido europeo. Además, el club juega las cuatro primeras jornadas de competición europea en casa y, si sus marcadores fallan, se expone a sanciones.

 

Además, afecta a los clubes que juegan en el Río Tormes y las pistas del Helmántico, donde se trasladarán los marcadores existentes. El motivo es que está previsto que los actuales marcadores de Würzburg se trasladen al pabellón Río Tormes, donde juega el club de balonmano; y que los del Río Tormes se instalen en las pistas del Helmántico, donde disputa sus partidos Unionistas. Estos son especialmente necesarios porque el campo de fútbol de las pistas carece de marcador electrónico.

 

La de los videomarcadores es una de las mejoras que se ha hecho en los últimos años en el pabellón que el verano pasado recibió nuevo parquet después de años de quejas por el mal estado de las tablas. En julio del año pasado empezó la instalación del nuevo, que costó unos 90.000 euros para los 900 metros cuadrados que tiene. Las obras consistieron fundamentalmente en la retirada del pavimento actual y la colocación del nuevo que permitía también mejorar el sistema de apertura y cierre del graderío telescópico.

 

Además, a principios de la pasada temporada se renovó una de las canastas que estuvo rota durante meses y el pabellón tuvo que someterse a una renovación importante después de tener que cerrar por un foco de legionella.