Adjudicadas las obras del pabellón 'b' de Würzburg que no estará disponible hasta diciembre

El nuevo pabellón resultante de cubrir uno de los frontones costará 900.000 euros y las obras se prolongarán durante cinco meses. Tendrá parquet de madera, gradas y calefacción de biomasa.

El pabellón 'b' de Würzburg será realidad en los próximos meses tras contratarse las obras para su realización. La Mesa de Contratación aprobó este martes la adjudicación de estas obras, cuya inversión ascenderá a 901.705 euros y contarán con un plazo de ejecución de cinco meses, de manera que la obra estará terminada en diciembre si cumple con el calendario previsto. Será entonces cuando esté disponible un pabellón complementario destinado al baloncesto y cuya disponibilidad fue bien acogida por los equipos. No obstante, se ha ido retrasando porque fue anunciado en marzo de 2018 para ejecutarse durante el año pasado y que hace unos meses fue postergado por falta de proyecto, y en su lugar se potó por cubrir las pistas de petanca y calva.

 

El proyecto contempla un nuevo pabellón anexo a Würzburg con tres pistas (una central y dos laterales) y una grada con capacidad para albergar a 400 espectadores, aproximadamente. Se haría a partir del cerramiento del frontón y conectando la zona de vestuarios del pabellón municipal serán las obras más importantes que se van a ejecutar.

 

El recinto estará destinado fundamentalmente a la práctica del baloncesto y podrá acoger partidos oficiales de ámbito autonómico. El proyecto, que fue presentado el pasado mes de febrero, contempla también la cubrición con una estructura metálica el otro frontón contiguo existente con la finalidad de potenciar su uso y hacerlo más cómodo y funcional a los usuarios. 

 

El nuevo pabellón contará con una superficie en tarima de madera que albergará una cancha de baloncesto de medidas reglamentarias sobre la que se representarán, transversalmente, dos pistas de minibasket. La inversión contempla la instalación de un graderío portátil con capacidad para aproximadamente 400 personas, el equipamiento con canastas colgantes y de alta competición, marcadores electrónicos, la instalación de nueva iluminación, así como la climatización de la pista mediante calderas de biomasa que estarán compartidas con el actual pabellón de Würzburg favoreciendo una mejora de la eficiencia energética del complejo deportivo.

 

El nuevo pabellón contará con un acceso independiente para el público desde el exterior y otro más para los deportistas que se comunicará internamente con el pabellón de Würzburg. La estructura metálica que recubrirá el nuevo recinto elevará su altura hasta los 12 metros y se prolongará hasta cubrir el otro frontón colindante.