Adjudicada al fin la obra para cambiar el viejo césped artificial del campo de Garrido
Tribuna mini Saltar publicidad
Asanz 600x800 file
Cyl dots mini

Adjudicada al fin la obra para cambiar el viejo césped artificial del campo de Garrido

El contrato, pendiente desde julio, se ha adjudicado y la empresa tiene ocho semanas para cambiar el césped por uno de nueva generación. La pregunta es, ¿cuándo? 

El perfil del contratante del Ayuntamiento de Salamanca publica este día 17 de octubre la adjudicación del contrato para cambiar el viejo césped artificial del campo de fútbol de Garrido 'Vicente del Bosque'. La obra, adjudicada por 188.046,56 euros, es una de las más necesarias en cuanto a instalaciones deportivas de la capital porque el césped tiene quince años y se encuentra en pésimas condiciones, con más negro del caucho desprendido que verde, lo que acrecienta su tendencia a causar lesiones. El campo va a sufrir una profunda puesta al día con nueva superficie, marcador de estreno, nuevas porterías, una valla más alta, el banquillo que falta...

 

La adjudicación (por decreto del primer teniente de alcalde el día 11 de octubre) era algo esperado por el club Navega, que gestiona las instalaciones que usan más de 300 niños cada día, pero abre una incógnita. Y es que, según los términos de la adjudicación, la empresa tendrá ocho semanas para ejecutar la obra una vez si firme el contrato, que será en breve. Durante ese plazo de dos meses no se podrá usar el campo, lo que puede obligar a desplazar a todos los equipos que entrenan y juegan a otros campos de la ciudad. Eso es harto complicado porque obligará a separar a los equipos del Navega y repartirlos por otros campos de fútbol, lo que afecta no sólo a jugadores y entrenadores, sino al personal que coordina el material o el uso de las instalaciones.

 

Los trámites se iniciaron el pasado mes de julio, pero a la concejalía de Deportes 'le ha pillado el toro' y no ha sido hasta este día 17 de octubre que se ha anunciado su adjudicación. Ahora habrá que ver cuándo se hace la obra. Lo ideal hubiera sido ejecutar la obra durante el verano, cuando no hay competiciones; incluso se trasladó el campus de verano Vicente del Bosque a otro lugar para que se pudiera hacer la obra. Pero no hubo adjudjicación y ahora, el plena temporada y con muchos meses de competición por delante, será más fácil.

 

Si la concejalía de Deportes decide hacer las obras en plena temporada o en el parón de Navidad, sería un destierro en toda regla: obligaría a reubicar a equipos aquí y allá repartidos por todos los campos de fútbol de la ciudad donde no sobran horas, precisamente. El peaje de quince años de espera para renovar el campo.

 

Instalado en 2001 (el resto de la instalación se hizo después) es el más veterano de los de césped artificial de toda la ciudad: fue el primero de este tipo en un campo municipal. Su uso ha sido intensivo y hace tiempo que, al observarlo, predomina más el negro de las bolitas de caucho que lo forman que el verde que lo tintaba para asemejarse a una pradera de hierba natural. Basta un pequeño paseo a pie de campo para comprobar que las líneas ya casi están borradas y que hay agujeros en el material que dejan ver el cemento sobre el que se puso.

 

El nuevo césped será de nueva generación, pero el actual no lo es. Cuando se empezaron a instalar estos campos hace más de quince años, los materiales no estaban tan desarrollados y la tecnología disponible se tradujo en campos duros que provocan plagas de lesiones: desde las más graves de rodilla a dolencias de articulaciones en general. Esto es lo que más preocupa a los responsables del club que gestiona las instalaciones.