Adiós definitivo a la guardería de la Diputación: suprimida del registro de centros docentes

La escuela infantil Guillermo Arce de la Diputación de Salamanca.

Educación aprueba, a petición de la Diputación, la supresión del centro del registro de centros educativos de Castilla y León.

La guardería de la Diputación de Salamanca es, definitivamente, historia. Tras cerrar sus puertas hace meses, ahora su cierre es oficial e irreversible. La consejería de Educación ha publciado este lunes una disposición con la que elimina la Guillermo Arce del registro de centros docentes de la Comunidad de Castilla y León.

 

El trámite supone la supresión de los permisos de este centro, un paso que se da a petición de la Diputación Provincial de Salamanca, que así lo ha solicitado por cese de actividad. La decisión es reciente, ya que la Junta de Castilla y León la ha tomado, a propuesta de la Consejera de Educación y previa deliberación del Consejo de Gobierno, en su reunión de 6 de febrero de 2020. Por norma, la consejería mantiene los 'papeles' de los centros que van cerrando por falta de alumnos durante algún tiempo, para después dar el cierre definitivo.

 

La Diputación esgrimió para el cierre de la guardería que este servicio "tiene menos sentido hacerlo en la ciudad" y lo sustituía por servicios similares a una veintena de municipios de la provincia donde la Diputación considera que sí le corresponde dar este servicio. 

 

Sin embargo, el cierre no ha estado exento de consecuencias. Hace unos días TRIBUNA desvelaba una sentencia judicial por la que la Diputación de Salamanca tendrá que pagar casi medio millón de euros de indemnización a cuatro trabajadoras de la guardería a las que hubo que despedir con el cierre del centro. Así se desprende de la sentencia del Juzgado de lo Social número 2 de Salamanca que da la razón a las trabajadoras y condena a la institución provincial a pagar cerca de 120.000 euros a cada una en concepto de indemnización por eliminar su puesto de trabajo.

 

El pasado día 22 de diciembre TRIBUNA informaba de la sentencia judicial que declaraba nula la decisión de la institución provincial de asignar al personal de la guardería al programa 'Crecemos' tras el cese de las actividades en el centro. Eso suponía que la Diputación tendría que readmitir a cuatro educadoras con 40 años de servicio, pero no puede hacerlo porque los puestos de la guardería están amortizados al haber cerrado. Así, la única opción ha sido una cuantiosa indemnización.

Noticias relacionadas

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: