Adiós a unas ferias “de sobresaliente”

Más de 3.000 personas degustan carne de novillo en la última jornada de unas fiestas marcadas por la participación
CECILIA HERNÁNDEZ

Las ferias de Peñaranda de 2010 tuvieron ayer su epílogo en forma de suculenta caldereta elaborada con carne de novillo, que fue disfrutada por más de tres mil personas. Varias peñas colaboraron en el reparto de la carne, que fue acompañada por pan y refrescos o vino, mientras la dulzaina Alborada animaba el ambiente de fin de fiestas y los concejales, con el alcalde a la cabeza, comprobaban que todo transcurría sin incidentes.

Precisamente la tranquilidad de estas ferias fue algo que el primer edil peñarandino, Isidro Rodríguez, quiso destacar en la tradicional valoración de fin de fiestas. “Han sido unos días de participación colectiva, en los que ha destacado la gran afluencia de público a todos los actos; estamos muy satisfechos y consideramos que estas ferias han sido un gran éxito, me arriesgo a decir que las mejores de los últimos años”, comentó. “Se ha mejorado en la calidad de las verbenas y conciertos, y la sustitución de los recortes por el bombero torero ha tenido una gran aceptación”, continuó.

Hay que señalar, en cambio, que, pese a la alta participación, el número de abonados se ha reducido con respecto a otros años, por lo que la aportación que tendrá que hacer el Ayuntamiento no ha bajado tanto como se esperaba, quedándose en los 100.000 euros. Pese a este dato, predominaba la satisfacción, como también manifestó el concejal de Festejos, Javier Rodríguez Porras, quien dio a las ferias la calificación de 9.5.