Adiós a los pasos de peatones deslizantes en el casco antiguo

Paso de peatones pintado sobre adoquines.

El Ayuntamiento cambiará la pintura de los pasos de cebra pintados sobre adoquines. Se había usado erroneamente la misma pintura que para el asfalto: el resultado, un peligro para motos y bicicletas.

Motos y bicicletas, pero también peatones, han tenido que lidiar durante mucho tiempo con los pasos de peatones deslizantes del casco histórico. Pintados sobre los adoquines, pasar por encima de ellos era un ejercicio delicado por el nulo agarre que, especialmente en lluvia, proporcionaba esta pintura. Ahora eso se va a solucionar a iniciativa del PSOE, que a finales de mayo exigió acabar con los pasos de cebra deslizantes como pistas de hielo.

 

La propuesta fue del concejal Arturo Santos en la comisión informativa de Policía semanas atrás. El concejal socialista puso sobre la mesa la peligrosidad de los pasos de cebra pintados sobre adoquines, la mayoría, en el centro histórico. El problema es que se había usado el mismo tipo de pintura que sí vale para el asfalto, pero que no había dado precisamente los mismos resultados sobre el empedrado.

 

Ahora el consistorio ha dado a conocer la solución. Se ha estado probando en dos pasos de peatones próximos a Fonseca y Vaguada de la Palma, con éxito, y se aplicará en 44 pasos de cebra pintados con pintura incorrecta. La nueva pintura acrílica contiene altos porcentajes de áridos y sílices para mejorar la adherencia y el agarre, sobre todo en condiciones de lluvia o humedad. Eso sí, en su nota de prensa el Ayuntamiento se atribuye todas las medidas para mejorar el pintado de pasos de cebra y la seguridad... pero no cita en ningún momento al PSOE, grupo del que partió la iniciativa.