Adiós a los gimnasios sin apenas contagios: "No nos cierren y luego dejen hacer a la gente lo que quiera en sus casas"
Cyl dots mini

Adiós a los gimnasios sin apenas contagios: "No nos cierren y luego dejen hacer a la gente lo que quiera en sus casas"

Opiniones unánimes a pesar de la diversidad de gimnasios, Castilla y León echa el cierre y se olvida de las "personas con problemas de corazón, obesidad, rehabilitando lesiones, opositando, haciendo deporte por ansiedad...El ejercicio implica salud, tanto física como mentalmente". 

Interior de una de las salas del gimnasio del Multiusos.

El Ministerio de Sanidad estimó que el porcentaje total de brotes asociados a la actividad deportiva es del 0,28% del total de España y baja al 0,22% si nos referimos a los casos positivos. Por ello, la Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Deportivas pidió "coherencia" a la hora de llevar a cabo restricciones, de tal forma que estas se adecúen a la contribución real de cada actividad a la propagación del vitus, que en el caso de los centros deportivos y gimnasios es "insignificante". 

 

Conocedores de las grandes pérdidas que ha supuesto y supone para ellos la pandemia (se estima que las pérdidas llegan hasta los 1.246 millones de euros), desde el sector recuerdan que todos sus centros "siguen estrictamente las recomendaciones de las autoridades sanitarias para garantizar la seguridad de usuarios y trabajadores y que sus instalaciones permiten una trazabilidad que ningún otro sector ofrece, lo que facilita una rápida actuación en caso de que así fuese necesario". 

 

¿Cuál es la situación de alguno de los gimnasios de la provincia de Salamanca? Víctor Peral Martín, propietario del gimnasio Rafael Santonja de Béjar, no entiende el porqué de este cierre, no entiende porqué se entiende como hobby un trabajo en el se encuentran "personas con problemas de corazón, obesidad, rehabilitando lesiones, opositando, haciendo deporte por ansiedad...No pueden jugar así con las personas y con nuestro trabajo y dedicación hacia los demás", señala. 

 

Además, explica la difícil situación por la que ha tenido que pasar tras el cierre total vivido de marzo a junio: "Decidí abrir en cuanto nos dejaron, invirtiendo ahorros en medidas (mamparas, señalización, gel, redistribución de maquinaria...), el mes pasado sacamos a todos los trabajadores del ERTE para comenzar con las clases colectivas, todo acorde a las normas y aforos establecidos. 5 meses después sin tener ningún contagio y sabiendo ustedes perfectamente cual es el foco principal de contagios deciden cerrarnos, sin posibilidad de ingresos y haciendo que paguemos nuestra cuota de autónomos (con subida por cierto) y la seguridad social de los trabajadores al tener que volver de nuevo al ERTE". 

 

Y tiene un mensaje claro: "Llevo tres años con mi negocio, tengo 30 y toda una vida por delante, me buscaré la vida para que no me falte trabajo, pero no creo que la solución sea cerrarnos y darnos una ayuda, quiero que me dejen trabajar, quiero que la gente pueda hacer vida normal (adaptándonos a la situación), luchar por sus limitaciones, sus recuperaciones, su futuro, su salud y que tengan la posibilidad de salir adelante, así no ayudan, nos limitan, nos anulan como personas. Esto va más allá del ámbito económico, que no es un hecho a olvidar. Confínenos a todos si esa es la solución para bajar los contagios y que no se sature la sanidad, pero no nos cierren los negocios y luego dejen hacer a la gente lo que quiera en la calle o en sus casas. No pueden obligar a pagar impuestos e imponernos un cierre total sin posibilidad de ingresos", finaliza. 

 

Por otro lado, Ana, propietaria de Curves Salamanca, insiste en el ámbito psicológico más allá del físico que aporta un gimnasio: "Nosotras somos una familia y después del confinamiento, con muchas de ellas viviendo solas, necesitaban psicológicamente volver. El ejercicio implica salud, tanto física como mentalmente. Que nos vuelvan a cerrar ahora...me genera tristeza e impotencia, sabiendo el bajo nivel de contagios que hay dentro de los gimnasios. Considero que mi gimnasio no sirve para lucir cuerpo, va más allá. Nosotras tratamos de tener un contacto personal y directo, familiar...Entra una persona y no es una clienta a la que no conoces, sabemos mucho de ellas, el trato es totalmente personalizado. ". 

 

Las pérdidas incalculables..."Si ya fueron increíbles cuando cerramos en marzo, junto al verano donde la gente suele irse, imagínate ahora...la ola se está haciendo demasiado grande y es muy difícil aguantarlo económicamente. Es imposible imaginarse un futuro y si lo haces...lo ves muy oscuro, en cuanto al tema económico es mejor no pensarlo, se hace muy difícil. Tenemos una Sociedad y los gastos son muy grandes, tenemos que pagar el alquiler, las nóminas, la seguridad social, luz, agua, gastos de franquicia...es un cúmulo de todo", explica Ana. 

 

Una de sus clientas ha resumido el mensaje lanzándolo a los cuatro vientos a través de las redes sociales: "Se me cae el alma, me frustra que este país siga entendiendo que los gimnasios son ocio o algo dirigido únicamente a la estética. No, los gimnasios implican salud, mental y física. Entrenar es lo que a mí me ha vuelto a cambiar la vida, la satisfacción por los objetivos estéticos conseguidos es un 1%. He conseguido salud, tener una vía de escape mental,olvidarme de los agobios mientras descargo adrenalina. Lo que siento después de en entrenar...los pulmones limpios, esa respiración rápida, ese cansancio en el cuerpo, una sensación que no está pagada y me permite estar activa y rendir mejor el resto del día. Lo estamos haciendo bien...". 

Comentarios

Salud 07/11/2020 10:27 #5
El deporte es salud. Ha sido un error cerrarlos. Si quieren, pongan inspecciones para ver si toman las medidas necesarias de seguridad. En los gimnasios además de deportes se hacen psicología de evasión frente a la pandemia. La gente necesita hacer esto. Tambien hay niños que realizan actividades con seguridad, ahora que no hay extraescolares. La mayoría son autonomos que viven de sus pocos ingresos. Tienen que pensarlo bien en la JCYL y dejar abrir en 14 días. Esto no es un lugar de contagio. Piensenlo bien. En cambio dejan abiertas las piscinas y los profesionales ¿?
Casero 07/11/2020 09:47 #4
En mi casa no huele a sudor, ventilo cuando me da la gana y me ducho en mi baño. Y encima barato barato. He estado haciendo el tonto mucho tiempo y gastando dinero sin necesidad. Aunque, la verdad, tiemblo solo de pensar que puede llamar a la puerta la Autoridad a requerimiento de los gimnasios y me digan con voz grave: ¡Cese usted inmediatamente en su intento de ponerse en forma!
tgv 06/11/2020 11:21 #3
Me van a decir a mi alguien de un gimnasio lo que puedo y no puedo hacer en mis casa...vamos ya es el colmo, si te quedas sin trabajo haber elegido otro, esto es como al que le va mal la tienda y cierra, cada uno es libre de elegir su destino.
Y dale 06/11/2020 09:31 #2
Pero no se dan cuenta los hosteleros y ahora los gimnasios de que , si tuvieran, razón, la pierden ante el ciudadano cuando, ante su problema sugieren controlar a la gente en sus casas. Pues claro que puedo hacer en mi casa lo que quiera, faltaría más. Ah, ya me he comprado los cuatro utensilios que necesito para hacer en MI casa lo mismo que hacía en el gimnasio. Y las cañitas, también.
Juan 06/11/2020 08:28 #1
El titular es buenísimo, es un chiste no?

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: