Adiós a la tapia que lleva 40 años afeando el Patio Chico de la Catedral

En unos meses se derribará la tapia y se arreglará el solar, lleno de vegetación y suciedad, para convertirlo en un espacio verde de paso hacia uno de los lugares con más encanto de las catedrales.

La "espantosa " tapia que desde hace décadas afea el Patio Chico de la Catedral, uno de los lugares con más encanto de Salamanca, será historia en unos pocos meses. Así será una vez se ejecute un sencillo proyecto para arreglar un solar que lleva cerca de 40 años sin uso y convertirlo en un elemento de unión entre las tres plazas de la zona que mejorará el acceso desde la calle San Pablo, uno de los recorridos con más turistas de la ciudad.

 

El proyecto ha sido presentado esta mañana en el Ayuntamiento de Salamanca por el consistorio, con presencia de responsables de Unicaja-Caja Duero, la entidad que paga el proyecto, y por el autor del mismo, del estudio Ferreira. Se trata de una actuación muy sencilla. En primer lugar, se tirará la tapia del perímetro del solar, de unos 300 metros cuadrados; esta tapia no sólo afea el lugar, sino que impide la visión de muchos elementos de la fachada sur de la Catedral.

 

 

Una vez eliminado este obstáculo, el espacio lo ocupará una zona verde aterrazada con pequeños muros de granito que darán continuidad a la escalera lateral, una rampa estilo italiano (combina rampa y peldaños) para salvar el desnivel de unos 3.20 metros. El lugar tendrá una sucinto iluminación led y conservará un árbol. Una actuación muy leve, temporal, reversible en caso de futuros proyectos y que permitirá unir las tres plazas del patio Chico, Los Leones y la cercana plaza de Carvajal.

 

El coste será de 152.000 euros sufragados por la entidad financiera, a partir de ahora se procederá a la contratación y la obra podría empezar el abril; si se cumple el plazo de dos meses para ejecutarla en junio este espacio, afeado durante décadas por una tapia llena de pintadas y un solar sucio y lleno de vegetación, tendrá la imagen que merece.