Aceras de cemento, meadas, adoquines destartalados... una calle de vergüenza a 200 metros de la Plaza Mayor

El Ayuntamiento retira todas las losas de la acera de una céntrica calle, en el área Patrimonio de la Humanidad, y la cierra con vulgar cemento. 

Poco más de 200 metros separan la Plaza Mayor, epicentro de la Salamanca monumental, de una calle que es, sin duda, una vergüenza para una ciudad con título de Patrimonio de la Humanidad. Se trata de la escondida calle Especias, frente a la plaza del Liceo, que une esta con la calle Zamora y que presenta un aspecto intolerable para el centro histórico, en un lugar donde se han gastado miles de euros en la estatua de Vicente del Bosque.

 

Para relatar el estado de la calle, nos remitimos a las imágenes de este artículo. Y en cuanto a sus deterioros, se puede empezar por el final. Es lo más visible en las fotografías. A unos cuantos pasos de la Plaza Mayor, esta céntrica calle, dentro del perímetro de protección de la declaración de patrimonio de la humanidad, tiene una de sus aceras pavimentada... con una vulgar capa de cemento. Por motivos que se desconocen, desde hace unos meses se han estado retirando sus losas de piedra, de las que solo queda una 'muestra' en la entrada de un garaje.

 

Las dos aceras, tanto la de cemento como la que sobrevive, son muy estrechas y las losas de la de la izquierda están en muy mal estado. Peor todavía está la calzada, formada por pequeños adoquines totalmente destartalados: no se puede dar un paso sobre ellos sin tropezarse porque están totalmente hundidos.

 

El remate a este desastre se percibe con el olfato al llegar a la parte superior de la calle, en su entrada a la calle Zamora. La esquina del colegio Mayor Montellano se ha convertido en urinario improvisado de los más incívicos sin que se haga nada eficaz para evitarlo; las piedras allí colocadas no impiden que siga siendo pasto de los orines. Un panorama vergonzoso en un lugar a 200 metros de la Plaza Mayor y en pleno corazón patrimonial.