Accidente 'de moviola' en el bus urbano: reclama daños corporales por una caída "a cámara lenta"
Cyl dots mini

Accidente 'de moviola' en el bus urbano: reclama daños corporales por una caída "a cámara lenta"

Un vehículo del servicio de bus urbano de Salamanca. Foto: A. Santana

Un pasajero reclama daños corporales por una caída al bajar del bus urbano y culpa al conductor, pero el chófer alega que se 'tiró' "como haciéndolo a posta".

Octubre de 2019. El bus de la línea 6 permanece parado desde hace minutos en su parada de María Auxiliadora, número 50. Una patrulla de la Policía Local acude para un incidente entre el conductor y un usuario que ha terminado en una reclamación de responsabilidad al Ayuntamiento de Salamanca.

 

Los hechos se remontan al mes de octubre de 2019. El bus de la línea 6 se acerca a su parada en María Auxiliadora. Allí, según la denuncia, el denunciante se sube al vehículo por la puerta del medio, algo que no está permitido, pero que hizo al tener dificultades de movilidad. Además, según el atestado, la parada en cuestión tiene un árbol y un banco cerca que complicaría el acceso.

 

El conductor le requiere ya no debe acceder al bus por ahí, sino por la puerta delantera, y le pide que vuelva a subir por el lugar correcto. Es en ese momento, al intentar acceder de nuevo al vehículo, cuando se cae. El usuario denuncia daños corporales, en concreto, una contusión en extremidad inferior izquierda "que evoluciona a peor". No reclama cantidad económica concreta, pero sí gastos sanitarios a presente y futuro, los gastos que tendrá que hacer para adaptar su vivienda y una indemnización por daños sufridos.

 

El usuario comunica a los agentes que acudirá a centro sanitario y que presentará una reclamación en cuanto le sea posible. El 7 de noviembre de 2019 rellena un formulario de reclamación de responsabilidad patrimonial contra el Ayuntamiento de Salamanca. Mientras tanto, el seguro de la empresa concesionaria se ha hecho cargo de los gastos sanitarios de primera atención (que se abonan) y le informa de que la póliza no cubre al no alcanzar las lesiones la categoría mínima; en el parte policial refiere dolor de cadera y pierna.

 

La reclamación es desestimada en mayo pasado, en plena pandemia, pero el usuario recurre y en su alegación aporta más datos. Acusa al conductor de no haber parado correctamente, de haberle obligado a bajar de nuevo del vehículo para subir por la puerta delantera y que es en ese momento cuando se produce la caída. Asegura que subió por la puerta central del bus "por estar mal estacionado" y que se cayó por cumplir las órdenes del conductor "o su capricho".

 

Sobre el momento de la caída, el testimonio del conductor revela algunos detalles. Según el chófer que conducía el vehículo, el autobús "estaba perfectamente en la parada" sin que hubiera obstáculos para subir por la puerta delantera. Cuando se dirige al usuario denunciante para que baje y vuelva a entrar por la puerta correcta, "este viene hacia la puerta para salir" y "al empezar a salir se cae como a cámara lenta, como haciéndolo a posta". Según el conductor, cuando fue a socorrerle, lo único que le dijo fue: "No necesito una ambulancia, quiero que llame a la Policía que le quiero denunciar".