Absuelto el marroquí acusado de violar a su sobrina en Doñinos

El acusado al comienzo del juicio que acogió la Audiencia Provincial de Salamanca (Foto: T. Navarro)

La Audiencia Provincial acogía en el mes de febrero un juicio en el que solicitaba diez años de prisión para un varón marroquí por, presuntamente, violar en repetidas ocasiones a su sobrina en una finca de Doñinos (Salamanca).

La Audiencia Provincial de Salamanca ha dictado sentencia absolutoria para M. A., un varón de nacionalidad marroquí, acusado de abusar sexualemente en repetidas ocasiones a su sobrina en una finca de Doñinos (Salamanca).  En su fallo, la sentencia justifica la absolución, en el sentido de que de las pruebas no se ha podido concluir con certeza.

 

El juicio tuvo lugar el pasado 18 de febrero de 2020, y solicitaban par ál diez años de prisión. En sus declaraciones, aseguraba que "todo es mentira y no pasó nada". Añadiendo que la víctima le denunció "porque yo le dije que iba a denunciar a su novio por amenazarme por Facebook y WhatsApp con frases como me voy a follar a tu mujer, voy a quemar tu casa y te voy a matar". 

 

Por su parte, la víctima, sobrina de la mujer de éste y que había llegado a España para echarles una mano con los niños y en la finca en la que residían, declaró sobre la relación que les unía: "nos llevábamos como hermanos. De hecho, él me contó que ya no mantenía relaciones sexuales con mi tía y que si yo podía decirle algo para ayudarles a que ella cambiara de idea"

 

Tras el biombo y entre lágrimas, recordaba aquella fatídica noche. "Mi tía se quedó en el hospital con su hija que quedó ingresada, al irnos en el coche él me dijo riéndose que íbamos a estar solos". Tras preparar la cena... "subí a mi habitación a rezar y en ese mismo momento llegó. Me dijo que siempre le había gustado, se acercó a mí" y le expetó que tenía "una forma de la boca muy bonita lo de abajo debe ser igual".

 

Fue después cuando se tiró encima de ella "me tapó la boca, me rompió el pijama y me bajó los pantalones. Quedé en estado de shock y no recuerdo si me penetró o no". Por la mañana, la joven, que entonces tenía 23 años, vio que las sábanas estaban "llenas de sangre, le dije que por qué había hecho algo así y me contestó que no tocara la cama que iba a hacer una foto para el recuerdo", ha lamentado. 

Noticias relacionadas

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: