Absuelto el kamikaze que mató a dos personas, por sufrir un trastorno mental

Durante 40 kilómetros. El acusado circuló en dirección contraria por la A-6, en la provincia de Valladolid. Condena. Cuatro años internado en un centro
ical

La Audiencia Provincial de Valladolid absolvió ayer al acusado de conducir durante 40 kilómetros en dirección contraria por la Autovía del Noroeste (A-6), Manuel Jesús P.G., y provocar la muerte de dos personas en marzo de 2007, por entender que sufre un trastorno mental. El acusado vivía en Salamanca, aunque era natural de Sidi Ifni (Marruecos), y trabajaba en una empresa agrícola.

M.J.P.G. tiene que ingresar ahora en un centro de régimen cerrado y adecuado a la enfermedad que padece, esquizofrenia, por un plazo máximo de cuatro años, del que no podrá salir sin autorización de los tribunales. Además, no podrá conducir vehículos a motor ni ciclomotores en el plazo de diez años.

El auto, de 21 páginas, dictado por la Audiencia provincial vallisoletana, recogió que el acusado es autor de un delito de conducción temeraria, de dos homicidios por imprudencia grave y cuatro delitos de lesiones. Sin embargo, la sentencia basa la absolución en que Manuel Jesús P.G. sufre una esquizofrenia paranoide, que en el día de los hechos presentaba una “reactivación”, lo que anuló sus capacidades “volitivas e intelectivas”.

Además, en contra de lo expuesto por el Ministerio Fiscal y las acusaciones particulares, negó que sea culpable de un delito contra la seguridad del tráfico por conducción con consciente desprecio por la vida de los demás.

Asimismo, la sentencia de 1 de febrero, procedente del Juzgado de Instrucción número 3 de Valladolid, señaló que en la conducta del sujeto no se aprecia que condujera en sentido contrario por la A-6 entre Tordesillas y Villardefrades “de forma consciente y voluntaria”, “con consciente y manifiesto desprecio por la vida de los demás sino como consecuencia de un brote de su enfermedad que le hizo creer que sus enemigos le perseguían”.

También rechazó que se tratase de un supuesto de “falta de acción” y el delito de omisión del deber de socorro ya que la sentencia considera que el acusado “no se dio cuenta de que estaban produciéndose los accidentes”. Además, estimó que no procede dictar pronunciamiento alguno sobre la responsabilidad civil del acusado, a pesar de que el procesado no estaría exento, al haber sido indemnizados unos perjudicados y otros haberse reservado el derecho a ejercer acciones civiles en otra sede jurídica.

La Fiscalía solicitó el internamiento durante 15 años en un centro psiquiátrico cerrado y la retirada del carné de conducir durante diez años.