Abanicos, gorros, agua, sangría... Nada parece suficiente para combatir el calor en Salamanca

 (Fotos: Arai Santana)
Ver album

El calor de la capital también ha sorprendido a salmantinos y turistas, que aún así se han atrevido a salir a la calle. Lo que sí han hecho es ponerse sombrero, ropa lo más fresca posible y caminar por la sombra.

"Bajo la sombra, con abanicos y mucha agua" ha sido el lema principal de los salmantinos para deshacerse, o al menos combatir, el tremendo calor de este estreno estival. 

 

Las personas que hoy se han atrevido a salir a la calle en Salamanca han tenido luchar contra unas temperaturas que se han acercado, y mucho, a los 40 grados por segunda jornada consecutiva. Ha sido un día en el que seguramente se han vendido centenares de botellas de agua y el abanico y los sombreros han sido los complementos más repetidos.

 

Intentar mantener el cuerpo a una temperatura baja ha sido casi imposible aunque la mejor forma de hacerlo es llenando tu cuerpo de bebidas y líquidos refrescantes tanto si se va caminando por la calle como en cualquier terraza, eso sí, con una buena sombra cerca. Ahí ha sido donde se ha visto correr mucha sangría sobre todo entre los turistas que se han encontrado en su visita a Salamanca con esta ola de calor que afecta a buena parte del país. 

 

 

Un paseo por las calles de Salamanca ha permitido observar como la gran mayoría de los que han venido a visitar la ciudad, y por descontado, los de aquí han pisado las calles a primera hora de la mañana y como mucho hasta mediodía para después tratar de resguardarse buscando la sombra. Muchas calles desiertas, con apenas unos vehículos circulando a mediodía -ayuda que sea sábado-, y no será hasta media tarde cuando vuelva el ambiente a las calles, aunque siempre con el abanico a mano. 

 

Donde ha venido bien esta ola de altas temperaturas ha sido en las piscinas municipales de Salamanca que han vivido el primer sábado 'de lleno' desde que se abrió la temporada a primeros de mes.