A Stephen Hawking: el espacio - tiempo