A prisión un salmantino tras golpear en la cabeza y pinchar en el brazo a su mujer

Fue localizado en Zamora, en un punto negro de venta de droga, y en el momento de su detención insultó, amenazó y se abalanzó contra los agentes que le custodiaban.

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Zamora a un varón de 42 años, como presunto autor de delitos de malos tratos que fueron denunciados en Salamanca por la víctima, una mujer, el pasado día 1 de junio, reiterada posteriormente el día 6.

 

En la comparecencia ante la Unidad de Familia y Mujer de la Comisaría de Salamanca, la víctima hacía constar que estaba siendo objeto de malos tratos desde hacía tiempo, aunque no había presentado denuncia, pero que en esta ocasión la había golpeado en la cabeza y la había pinchado con un objeto punzante en el brazo cuando salían del domicilio, por lo que había requerido la presencia policial, siendo trasladada inicialmente a un centro médico al encontrarse sangrando por las heridas y posteriormente a las dependencias policiales, tras recibir asistencia. Tras la recepción de la denuncia, con fecha 2 de junio, se decretó una orden de búsqueda y detención.

 

Posteriormente, la víctima compareció de nuevo el pasado día 6 para reiterar la denuncia, aludiendo a la recepción de mensajes telefónicos con insultos y expresiones amenazantes.

 

En la tarde del mismo día 6, agentes policiales de la Comisaría Provincial de Zamora que realizaban labores de control sobre puntos negros de venta de drogas en el Camino Llamas de dicha capital, identificaron al conductor de un vehículo y al consultar sus datos a los servicios informáticos, tuvieron conocimiento de la vigencia de la orden de detención decretada por la Comisaría de Salamanca.

 

Al comunicar dicha orden al detenido, comenzó a proferir insultos y amenazas hacia los agentes, abalanzándose contra ellos, comportamiento que reiteró en las dependencias policiales y posteriormente también en el box del hospital Virgen de la Concha de Zamora, donde le habían trasladado dado su estado de agresividad y su comportamiento violento.

 

El detenido, sobre el que el Juzgado de Instrucción número 3 de Salamanca ha establecido una medida cautelar de alejamiento, con prohibición de acercarse a menos de 500 metros de la víctima, consecuencia de la denuncia presentada, ha sido puesto a disposición judicial, decretándose su ingreso en prisión preventiva.