A Perfumerías Avenida le golpea un buen Valencia pero le noquea el incomprensible desalojo de su afición
Cyl dots mini

A Perfumerías Avenida le golpea un buen Valencia pero le noquea el incomprensible desalojo de su afición

Valencia Basket vence en la prórroga, 64-67, que se tuvo que disputar sin público ante un Perfumerías Avenida noqueado al ver cómo sus aficionados tenían que desfilar en el momento clave. 

Silvia Domínguez lanza a canasta tras ser objeto de falta ante la mirada de Romero y Pina (Foto: Arai Santana)
Ver album

Ni Perfumerías Avenida ni Valencia Basket ni el baloncesto se merecen lo que ha sucedido en Würzburg. Un enorme partido entre dos equipos dejándose la piel que llegó hasta la prórroga, momento en que las jugadoras, con las pulsaciones a mil, tuvieron que ver como sus aficionados eran desalojados del pabellón porque llegaba la hora del toque de queda. Cierto es que la norma es para todos, pero todos sabemos que no todo el mundo está a las 22.00 horas en casa y quizás lo realmente incomprensible -de ahí el titular- es que sabiendo esta situación la final no haya tenido otro horario. 

 

Eran las 21.45 cuando la Policía empezó a 'invitar' a los aficionados a marcharse y en ese momento cumbre el que tenía más papeletes para llevarse el duelo era un Valencia. Justo es reconocerlo, supo jugar mejor los momentos claves del choque, y es verdad que lo hizo con Würzburg entregado a su equipo así que ese factor ambiental no le pesaba tanto pero al que sí le pesó ver desfilar a los suyos fue a Avenida. Si algo ha diferenciado al equipo salmantino y le ha hecho crecer ha sido tener una masa detrás que está en las buenas y en las malas y a la que esta vez literalmente echaron del pabellón. Si los periodistas, locales y también valencianos, asistíamos atónitos al desfile no es difícil imaginar la sensación en la pista. 

 

Merecía otro desenlace un duelo que estuvo a la altura no tanto por la calidad como la entrega, la lucha, la tensión... Nadie se pudo sorprender de cómo fue la puesta en escena del partido, con una intensidad defensiva altísima en ambos lados. Valencia, que acertó en sus primeros ataques comenzó con dos robos quedándose a la presión sobre salida de fondo y si no en los 1x1 comenzaban en versión pegatina sobre todo de sus exteriores sobre las de Avenida. El equipo azulón, también en su línea habitual de trabajo atrás, recuperaba desde su defensa individual y un buen control de rebote la desventaja inicial y un mayor desacierto en ataque con varios intentos bajo aro que se fueron en el primer parcial. 

 

El primer problema con la segunda falta de Hayes en poco más de tres minutos no lo era tanto con una buena entrada en partido de Leo Rodríguez que, con el primer triple de Avenida, igualaba a 7 el marcador. En ese momento, y como buena noticia, el ingreso en pista de Maite Cazorla en un duelo en el que también era evidente que la rotación iba a ser una baza importante. De hecho en el primer cuarto fueron hasta 20 las jugadoras que participaron, diez por bando. Aunque era un duelo que se jugaba desde las defensas, Valencia estaba más fluido en sus movimientos de ataque y de ahí su ventaja al acabar esos diez primeros minutos, 10-15. 

 

Uno de los factores que desequilibraba la balanza es que en ese movimiento más fluido del equipo taronja, que encontraba buena lectura a la defensa de Avenida, encontraba tiros más liberados y puntos de las jugadoras que habían salido de banquillo. La canasta que abrió el segundo cuarto, de Pina, ponía el 10-17 que obligaba a Roberto Íñiguez a pedir tiempo muerto

 

 

De vuelta, triple de Karlie Samuelson y un punto más de intensidad en la defensa de Avenida que tenía problemas con el tiro de media distancia de Trahan Davis en un duelo particular con Katie Lou Samuelson que se iba calentando por momentos y más tras una falta en ataque pitada a la de Avenida que provocaba su enfado y el general ante el 4-0 que indicaba el marcador de los equipos. El equipo azulón había recuperado su punto defensivo -brutal el trabajo de piernas en la defensa de Karlie Samuelson sobre Queralt Casas o la persecución de Vilaró sobre Allen-, y por fin podía realizar algún ataque en transición para el 22-23, tras canasta de Hof, y el tiempo muerto de Burgos. 

 

Con triple de la mayor de las Samuelson Avenida se ponía al frente por primera vez, 25-23, con el partido convetido ya en un toma y daca de nivel en el que cualquiera de los dos castigaba un error del rival. Jugando con dos bases, Ouviña y Leticia Romero,  Valencia encontró un buen final de cuarto y con cinco puntos de la segunda sin respuesta de Avenida llegaba el descanso, 26-31.

 

 

Se iba por debajo el equipo salmantino al descanso aunque con margen para recuperar y la sensación de no haber podido exprimirse del todo porque jugadoras que llegaban en un gran momento a esta final, como Hayes o Milic, habían tenido poca incidencia en el juego por las faltas la primera y porque varios fallos bajo el aro minaron a la balcánica. Los 26 puntos al descanso de Avenida eran su marcador más bajo del año y así se explicaban muchas cosas. 

 

Hayes se estrenaba en la reanudación y era evidente la importancia de su concurso para Avenida. Las de Íñiguez habían controlado bien a piezas vitales de Valencia como Casas o Allen pero aparecieron otras piezas como factor sorpresa, como Romero y es que en este tipo de enfrentamientos cada jugadora puede ser el factor diferencial. 

 

De hecho en la vuelta al juego Burgos rápidamente puso de nuevo a dos bases en pista porque le había funcionado bien en el primer tiempo y Avenida, aunque moviéndose el partido en guarismos, aun muy bajos, se volvía a echar encima. Se notaba la tensión y los nervios en ambos lados, con más errores de lo habitual dentro de la constante partida de ajedrez que se jugaba en la pista y desde los banquillos. De nuevo desde el triple Karlie Samuelson volvía a situar a Avenida uno a arriba. Empujaba Würzburg espoleado por un par de buenas acciones defensivas de Alarie, un robo de Hayes y una canasta de Lou Samuelson que situaba el 45-41 en el marcador al finalizar el tercer parcial. 

 

Hayes comenzaba anotando de nuevo para afrontar el último parcial con la máxima de +6 que había tenido Avenida hasta entonces. Tan poco pero tanto a la vez, tal y como iba el partido porque a falta de acierto se seguía jugando desde la defensa en los dos lados así que cada punto a favor era una zancada

 

Andrea Vilaró, con cuatro puntos consecutivos 'de lista' y de estar con los cinco sentidos en el duelo, ponía el 51-41 a siete del final. Demasiado tiempo en un partido así y con un rival así y tras tiempo muerto un parcial de 0-4 para Valencia que apretaba al rebote y en defensa. Cada balón a cara de perro y un triple de Vilaró, que quería confirmarse como ese factor diferencial del segundo tiempo, aunque un 2+1 de Carrera dejaba todo demasiado abierto a tres del final, 54-48.

 

Se ponía a cuatro Valencia, anotaba Hayes a la que daban por perdido el balón en la siguiente acción con 56-52 y 1'50" por disputar. Máxima igualdad había habido en los finales de los dos partidos de Liga y hacia un desenlace similar se encaminaba el duelo que entraba en el  último minuto con 56-55 tras triple de Ouviña mientras todo Avenida pedía pasos de Trahan Davis al sacarle el balón. 

 

Se equivocó Hayes al buscar a Hof y en la siguiente acción la holandesa cometía su quinta falta sobre una Carrera que iba al tiro libre rememorando aquel final de la Eurocup. La pívot metía uno y empataba el duelo 56-56 a 21 segundos del final. Una última acción para Avenida que durante la temporada había tenido situaciones similares que no había resuelto bien así que el reto estaba servido con Valencia aun posibilidades de hacer falta porque no había llegado a bonus. 

 

Hizo la falta Allen a cinco del final y Hayes no acertó a anotar así que el duelo se marchó a la prórroga a las 21.45 horas y en ese momento la Policía se desplegó por el pabellón invitando a desalojar  a la afición. En el momento cumbre, en el definitivo de la temporada, en el más inoportuno, no hubo nadie con dos dedos de frente para dar un pequeño margen como en otros lugares -en la semifinal disputaba en Valencia sin ir más lejos-, y mientras el equipo se jugaba la Liga tenía que ver como sus aficionados salían por la puerta. ¿A quién beneficia algo así en ese momento? Valencia, más frío, quizás en ese tremendo final resolvió mejor y un 2+1 de Carrera en los últimos segundos dejaba casi imposible la resolución, 64-67 y tres segundos que no fueron suficiente para hacer un milagro sin apenas testigos.

 

El partido acabó justo a las diez y un minuto. Todo dicho. 

 

FICHA DEL PARTIDO
PERFUMERÍAS AVENIDA (10+16+19+11+8): Silvia Domínguez (3), Tiffany Hayes (14), Emese Hof (6), Karlie Samuelson (12), Katie Lou Samuelson (11)-cinco inicial-, Maite Cazorla (2), Leo Rodríguez (3), Nina Milic (0), Bella Alarie (6), Andrea Vilaró (7).
VALENCIA BASKET (15+16+10+15+11): Cristina Ouviña (9), Rebeca Allen (2), Queralt Casas (8), C. Trahan Davis (11), Marie Gulich (2) -cinco inicial-, Raquel Carrera (19), Leticia  Romero (9), Anna Gómez (5), L. Juskaite (0), María Pina (2). 
ÁRBITROS: Paula Lema Parga, Sandra Sánchez González y María Ángeles García Crespo. Eliminaron por cinco faltas personales a Emese Hof. 
INCIDENCIAS: Primer partido de la final de la Liga Femenina Endesa disputado en el pabellón de Würzburg. 

Comentarios

Salmantino 30/04/2021 18:51 #1
Desgraciadamente las chicas de Perfumerias baloncesto han dado una imagen de impotencia a la que no estamos acostumbrados. Los salmantinos merecemos que hagan su trabajo poniendo mas carne en el asador pues afición que mas se vuelque con su equipo no existe en España. Para los aficionados del Perfumerias esto ha sido un fracaso. Lo siento. creo que merecemos más.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: