A licitación los bares del parque de San Francisco y de Würzburg

El bar del parque de San Francisco.

El del parque San Francisco sale por más de 31.000 euros y ambos tendrá que disponer de baños públicos.

El Ayuntamiento de Salamanca va a sacar a licitación dos de los bares de titularidad municipal que operan en sendos parques de la ciudad. Se trata de los contratos para explotar los kioskos del parque de San Francisco y del parque de Würzburg, que se suman a la concesión ya rematada de la cafetería del parque de La Alamedilla. Negocios que tienen mucho tirón entre los profesionales de la hostelería y que suelen ser objeto de disputa cuando salen a concurso.

 

La explotación de la cafetería del parque de Würzburg ha salido a licitación por 7.800 euros de canon mínimo anual, para un total de 31.200 euros; este mismo lunes los interesados han podido visitar las instalaciones y solventar sus dudas en una visita oficial. La duración del contrato es de cuatro años, sin prórroga posible, y la fecha límite para presentar ofertas acaba el día 5 de junio. Además, la comisión de Contratación de este martes aprobará el expediente para licitar la explotación del bar del parque de San Francisco, situado junto a la zona de juegos infantiles.

 

Como ocurrió con la licitación del bar de La Alamedilla, se ha introducido como novedad la obligación de disponer de baños públicos abiertos a los usuarios y se ha querido empezar con los de los parquesLas cafeterías de los parques de Jesuitas o Nebrija ya indican la localización de sus baños. La medida reforzará una red muy escasa: sólo cinco aseos para toda la ciudad, con límite de tiempo y de pago.

 

Hace meses que el PSOE planteó la posibilidad de dotar a la ciudad de una red amplia de aseos públicos, dado que la actual es escasa: está compuesta por sólo cinco estructuras repartidas por algunos puntos de la ciudad. En junio de 2016, el grupo municipal planteó una mociónsolicitando que se aumentara y se extendiera la instalación de aseso públicos o urinarios en los parques zonas verdes y de recreo, y otros puntos de gran concentración de personas como las zonas turísticas, de la capital salmantina. Después el grupo Ganemos pidió convertir en públicos los aseos de las dependencias y edificios municipales y que funcionaran como baños mixtos.