A la vista la estructura de madera de la nueva piscina de San José tras seis meses de obras
Tribuna mini Saltar publicidad
Tribuna800x800 file
Cyl dots mini

A la vista la estructura de madera de la nueva piscina de San José tras seis meses de obras

La estructura de madera de la nueva cubierta de la piscina de San José.

La reforma de la piscina de San José agota la mitad de su plazo dejando ver la estructura de su nueva cubierta de madera.

La esperada piscina de San José empieza a dar su nueva cara justo cuando se cumplen seis meses del inicio de las obras, la mitad del plazo previsto para tenerlas listas, y una cuenta atrás para llegar a tiempo a la próxima temporada de verano, para la que quedan aproximadamente cuatro meses, ya que suele arrancar el primer fin de semana de junio; para llegar a tiempo, se ha pedido una apertura progresiva. Por ahora, ha empezado a instalarse la estructura de madera de la parte cubierta, lo que estrenará la piscina tras su reforma.

 

Las obras para remodelar por completo la piscina arrancaron el pasado día 3 de agosto tras perder dos meses de verano. El proyecto de actuación (así va a quedar la piscina) consiste en dividir en dos el actual vaso olímpico, dejando una mitad para tener una parte cubierta y climatizada y otra de aire libre para la temporada de verano. Además, adopta un modelo de servicios enfocados no sólo a la natación, sino a las terapias acuáticas y al tratamiento de lesiones y dolencias. De este modo, se abre a más posibilidades y al uso de deportistas.

 

 

La cubrición de la nueva piscina, la parte más característica de su futuro aspecto exterior, se ha definido en madera de vista y contará con un cierre perimetral acristalado y comunicado con el edificio actual, permitiendo la convivencia entre la nueva arquitectura y la ya existente.Esa estructeura de madera vista es la que se aprecia en las imágenes de esta información, y está siendo instalada estos últimos días.

 

Las piscinas de San José van a ser reformadas por completo después de haber sufrido el abandono en los últimos años. Desde 2015 se sabe que necesitaban importantes reformas que se han postergado hasta ahora y que han obligado a cerrar el centro durante el pasado verano, aunque las obras tardaron en empezar. El último proyecto se aprobó tras una intrincada tramitación y metiendo el asunto a última hora en el orden del día de la última sesión plenaria antes del parón de agosto. El retraso le costó al concejal de Deportes, Enrique Sánchez-Guijo, la petición de dimisión por parte de la oposición e incluso el anterior alcalde tuvo que admitir retrasos. Las mejoras, además, encarecerán el presupuesto en 500.000 euros