A la plantilla le preocupa más no encajar goles que mejorar el juego

AUTOCRÍTICA. “Cuando no aportamos el cien por cien cada uno pues es difícil sacar los partidos adelante”, señaló ayer Marcos. SISTEMA. “Jugártela más provoca encajar más o menos”, apunta Yuste
T. S. H.

Más que perder o que jugar un mal partido en Elche –algo en lo que coinciden los jugadores con el técnico y con los que lo vieron–, lo que preocupa en el vestuario del Salamanca es recuperar cuanto antes la solidez atrás que convirtió al equipo en el menos goleado de las primeras jornadas y que se ha perdido de un tiempo a esta parte. Nueve goles en contra en los últimos cuatro partidos son demasiados como para conseguir sacar algo positivo aun cuando salgan bien las cosas en ataque y en mejorar en ese trabajo es en lo que se ha conjurado el equipo en su vuelta al trabajo.

Lo apuntaba Moratón al finalizar el encuentro de Elche, y ayer lo reiteraban compañeros como Marcos Márquez. Hay que volver a ser un equipo intenso. “De lo que se trata es de darse cuenta de que cuando no se hacen las cosas como debemos o no aportamos el cien por cien cada uno es difícil sacar los partidos adelante”, y apunta que los problemas no son tanto ofensivos como de contención. “Es verdad que los delanteros dependemos un poco de las ocasiones pero también hay otro tipo de trabajo importante, el defensivo. Evitar que nos metan dos o tres goles como la jornada anterior. Es importante puntuar, y cuando no se puede marcar o no se llega a tener ocasiones para marcar, intentar arrancar un empate siempre es importante”, comentaba ayer el delantero. El sevillano ya está totalmente recuperado de sus molestias y completó la sesión sin problemas”. Se puede haber ganado algo en creación pero ahora lo que le toca al equipo es trabajar para lograr un equilibrio. “Hay que recuperar ese trabajo de tiempo atrás y en ataque esperemos estar más sueltos”.