A la espera de una orden judicial para liberar tres perros maltratados y desnutridos en un edificio de la avenida de los Cipreses

El estado en el que están los perros, que durante días han estado en este balcón del que ahora les ha sacado el dueño

Los vecinos de un edificio situado en la Avenida de los Cipreses de Salamanca se han movilizado y con ayuda de la Protectora de Animales y la concejala de Medio Ambiente están intentando liberar a tres perros en estado de abandono que durante días han estado encerrados en un balcón. Se emitió una orden judicial para sacarlos de allí pero el dueño lo ha evitado metiéndolos en casa. 

Fueron los vecinos los que al advertir la lamentable situación en la que se encontraban los animales dieron aviso a la Policía Local, aunque en un principio y tal y como confirman desde la Protectora de animales de Salamanca, no se les hizo ningún caso. La razón: "Si no es por molestia de ladridos no hay nada que hacer". 

 

Tras presentar una denuncia por escrito y no recibir respuesta, se pusieron en contacto con la Protectora que a su vez cursó aviso al Ayuntamiento. "El viernes y por orden de la concejala de Medio Ambiente se pidió orden judicial para sacar a los perros de ese balcón", relata la encargada de la Protectora, Fredes Barbero. Se trataba de una orden judicial en materia de seguridad "porque al estar evidentemente hambrientos, los perros podían acabar lanzándose por el balcón", nos cuenta.

 

 

 

Al lugar acudieron bomberos y agentes de la policía local pero cuando estaban procediendo a sacar los perros por el balcón apareció el dueño de los animales y los metió en casa, donde ya no se podía hacer nada porque la orden judicial solo era para sacarlos por el balcón, no para entrar en casa. Ahora se ha solicitado la emisión de una orden por maltrato animal que sí permitiría entrar en el domicilio para sacar a los animales. 
 

 

"Ahora solo dependen de un juez, de que vea la gravedad del problema que sufren estos pobres animales, sus vidas depende de él . Y ya han pasado tres días. ¿ Por qué tenemos que mendigar por la vida de los animales?", se pregunta Fredes Barbero, que en todo caso manifiesta su agradecimiento tanto a María José Fresnadillo como a Ana Suárez "porque igual que no nos ayudado otras veces desde al Ayuntamiento, cuando se hace también hay que decirlo".