A frotar la lámpara que algo queda