A estudio la rehabilitación del hotel Universal de la Rúa después de diez años apuntalado

El edifico del viejo Hotel Universal en La Rúa.

La empresa propietaria del antiguo edificio, la promotora Palco3, solicita al fin la licencia para rehabilitar el antiguo hotel de la Rúa que lleva una década entera declarado en ruina. 

La promotora Palco3, propietaria del edificio del Hotel Universal en la Rúa, ha dado lo que puede ser el primer paso para cumplir con lo que se le lleva pidiendo una década entera: arreglar un edificio apuntalado en pleno centro histórico de Salamanca. Diez años es el tiempo que lleva declarado en ruina el conjunto de la Rúa 13, 15 y 17, que albergó el hotel y el llamado edificio de las tres culturas. Una construcción que lleva una década en ruina oficial y apuntalado y casi 20 años cayéndose.

 

Ahora la comisión municipal de Fomento y Patrimonio examina este martes la licencia urbanística para proyecto básico de rehabilitación, solicitud de Palco3, para el edificio de la Rúa. El movimiento era obligado desde hace tiempo, pero la promotora ha gozado de unos plazos extraordinariamente amplios para cumplir su obligación. El 2 de mayo de 2007 se hacía público un expediente que ordenaba el desalojo del edificio y la realización de una serie de actuaciones que evitaran su derrumbe. El 15 de mayo de 2007 un decreto de alcaldía obligaba al desalojo del edificio (todavía tenía inquilinos y comercios abiertos) y declaraba su ruina inminente. Palco3, una de las mayores promotoras de la ciudad, lo compró en 2010 por 3,3 millones de euros, pero hasta ahora nunca cumplió con la obligación, e incluso intentó que se declarara en ruina para poder derribarlo.

 

Los plazos se han prolongado porque ha contado con la permisividad del Ayuntamiento de Salamanca, que le dio hasta cinco años para una serie de trámites para acabar por no arreglar el edificio. Eso sí, también le ha abierto expedientes a la propiedad y se ha hecho cargo de obras urgentes que, según declaraciones en el pleno, ha cargado a la promotora. "Yo le he relatado el panorama que hay, que no es idílico", ha reconocido en pleno el concejal de Urbanismo. Lo que no se sabe es cuándo se retirará las estructura que apuntala la fachada y que afea una calle que recorren miles de personas.

 

 

LA PROPIEDAD

 

En abril de 2010 está fechada la escritura por la que la promotora Palco 3 se hace con la propiedad de dos terceras partes del edificio del hotel, los números 13-15-17 de la Rúa; la tercera parte restante sigue en manos de Petra Rodríguez Paradinas, fallecida, pero que sigue figurando como propietaria en los datos de la finca. El acuerdo le cuesta 3,3 millones de euros que se compromete a desembolsar en un calendario de pagos que abarca hasta septiembre de 2014. Sin embargo, el hecho de que exista un nuevo propietario y que este esté localizado (es una de las promotoras más conocidas de la ciudad) no ha cambiado en nada la situación del edificio: la obligada rehabilitación no se produce y traspasa todos los plazos y procedimientos.

 

De hecho, ni siquiera la entrada en vigor de la ordenanza de la Inspección Técnica de Construcciones empuja al Ayuntamiento a tomar cartas en el asunto. Así ocurre con el edificio anexo, en el número 17, que por su antigüedad (es anterior a 1930) tenía el 31 de diciembre de 2011 como fecha límite para pasarla. Sin embargo, no es hasta el 9 de octubre de 2013, casi dos años después, que Palco 3 (su propietaria) presenta la ITC con el resultado de desfavorable. El edificio, el del número 17, conocido por sus arcos y la copistería que alberga, forma una unidad funcional con el del hotel a partir de la primera planta. Sin embargo, los números 13 y 15 no figuran entre los obligados a pasar esta ITC.

 

 

SU ESTADO

 

El edificio lleva años en esta incomprensible situación. Fue el 15 de mayo de 2007 cuando un decreto de alcaldía obligaba al desalojo del edificio (todavía tenía inquilinos y comercios abiertos) y declaraba su ruina inminente. Semanas antes, el 16 de marzo de aquel año, el aviso del abogado de uno de los locales de la planta baja alertaba de ruidos: una de las plantas se había caído. Era el resultado del progresivo deterioro que estaba sufriendo el edificio y que se había acentuado desde que dejara de albergar el hotel. De hecho, las primeras denuncias sobre el desprendimiento de elementos de su fachada datan de 1997 y habían sido constantes y repetidas hasta ese 2007.

 

in embargo, nunca fue posible que la propiedad frenara el evidente deterioro del edificio. Los numerosos intentos de técnicos y Policía Local para acceder al edificio son en vano: nadie en el edificio contesta las llamadas y la única manera de ponerse en contacto con los moradores de las viviendas del interior es pasar una nota por debajo de la puerta, dicen los inquilinos de los locales comerciales. Así se hace llegar a Pilar Concepción y Consuelo López García un aviso del Ayuntamiento: se les insta a tomar las medidas necesarias para frenar el deterioro del edificio. No es hasta finales de 2006 que los técnicos le ven la cara a una de las propietarias: es el día 22 de diciembre cuando se consigue hacer llegar la resolución judicial a Doña Pilar. La entrega fue accidentada: la puerta no tenía timbre y se procedió a avisar a través de un familiar, la inquilina bajó al portal, pero se negó a permitir el acceso y prácticamente le dio ‘con la puerta en las narices’ a los técnicos municipales, se forzó la puerta y, finalmente, la Policía Local consiguió que Doña Pilar Concepción recogiera la orden: apareció tras llamarla a voces y con las mismas desapareció en la segunda planta. Esta es la descripción que se hace del momento en el BOP de 2 de mayo de 2007:

 

"La funcionaria del Juzgado telefoneó al mismo y le indicaron que podían ser forzadas ese mismo día; la Policía Local avisó telefónicamente al Servicio de Bomberos, que se personó y forzaron la cancela y la puerta de carpintería de aluminio y vidrio, accediendo al interior un policía local, los dos funcionarios municipales y la funcionaria del Juzgado que entregó a Doña Pilar Concepción la autorización cuando ésta, por fin, se personó en la segunda planta tras llamarla a voces repetidamente mientras se ascendía por las deterioradas escaleras del antiguo Hotel".

 

El relato que se hace da idea de lo que se encontraron los técnicos y la Policía Local al entrar en el lugar. En diciembre de 2003, cuatro años atrás de este episodio, una inspección desde la vía pública y desde una escala de bomberos ya avisaba del avanzado estado de deterioro, que había ido a más. El resultado, una cubierta parcialmente hundida, marquesina oxidada, moho en la piedra y deterioro de la fachada... la falta de mantenimiento ha dejado paso libre al agua que ha deteriorado la estructura y su interior. 

Comentarios

Pp frutas 11/12/2017 01:04 #4
PERO SI ESTOS DE PATACHULA 3 SON ÍNTIMOS DE MUÑECO NO VEIS EL HOTEL CORONA SOL ILEGAL SI LICENCIA Y FUNCIONANDO
Ciudadano 10/12/2017 22:46 #3
Otra obra del mismo dueño del hotel que tiene sentencia por el tribunal superior de Castilla y León . Hotel sin licencia pero funcionando donde seguramente celebrarán la cena de navidad los delPP luego el alcalde se pavonea del cumplimiento de las leyes y del estado de derecho como siempre privilegios para unos he impuestos y expedientes para otros
Paletin 10/12/2017 14:28 #2
El gorrilla, el auténtico alcalde de Salamanca
Barrabas 10/12/2017 11:13 #1
Y es que en esta ciudad el himno pepero suena así: tinin tinin tininininin tinin tinin tininininin.....

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: